Los ministros de la lucha contra el tabaquismo

17445

Cuando se aprobó en 2003 el Plan Nacional para la prevención y control del Tabaquismo, España dejó la cola de Europa en una lucha crucial para la sociedad, como es eliminar el consumo de tabaco. En 2003 se registraban más de 60.000 muertes al año por consumo de cigarrillos en España. El sector sanitario aplaudió una medida que debía arrinconar el humo pernicioso del tabaco y caminar hacia políticas que eviten muertes y enfermedad a causa del tabaquismo.

Desde Ana Pastor (2003) a la fallida Ley Antitabaco de 2023, la mejor muestra de que la sanidad se construye con consenso y trabajo de todos los Gobiernos es la lucha contra el tabaco.

El objetivo actual es reducir el consumo de tabaco un 30%.

Para expertos como el oncólogo Mariano Provencio (presidente del Grupo Español de Cáncer de Pulmón), los caso de cáncer de pulmón se reducirían un 90% eliminando el consumo de tabaco. Aún es pronto para pensar en un mundo sin tabaco, pero la mayoría de los cánceres, enfermedades respiratorias y cardiovasculares, entre otras, son susceptibles de ser desencadenadas y agravadas por el consumo de tabaco. Combatir el tabaquismo es una de las medidas preventivas más eficaces para mantener la salud y evitar la enfermedad.

Para José Maria Martin Moreno, catedrático de medicina preventiva y coordinador del IX Congreso Mundial de Tabaquismo, es preciso “unirnos para pedir una generación libre de tabaco cuanto antes”.

Una nueva Ley antitabaco

Una de las medidas que no verá la luz por el adelanto electoral será la nueva y deseada Ley Antitabaco. Una Ley que estaba en el acuerdo del Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia que incluía una Ley al efecto, pactada por el Grupo Socialista y el Grupo Popular. Ana Pastor lo recordaba el pasado febrero en el Congreso e instaba a todos los grupos a ir adelante con la Ley. Su petición fue escuchada y se avanzó, sacando en abril una consulta pública sobre empaquetado y regulación, incluyendo los cigarrillos electrónicos.

Investigación

La mencionada PNL del Grupo Popular recomendaba que el ISCIII debería impulsar estudios para analizar las alternativas para la lucha contra el tabaquismo y establecer el riesgo asociado al mismo. Una petición a todos los grupos para conseguir reducir las cifras de consumo del tabaco.

La Sociedad Española de Patología Respiratoria (SEPAR) hizo público el Dia Mundial de lucha contra el Tabaco que es preciso una regulación más estricta, única manera de reducir la incidencia de tabaquismo.

Trabajo de Estado

Durante 2005, 2006 2007, Gobierno socialistas pusieron las bases regulatorias de la prohibición o restricción de la publicidad de tabaco, consumo y venta en determinados lugares. Entre 2010 y 2017 fueron los Gobiernos populares los que desarrollaron normativa antitabaco. Este periodo comenzó con la segunda ley antitabaco impulsada por la ex ministra de sanidad Leire Pajín (2010) y continuó con tres ministros de sanidad populares. Dolors Montserrat impulsó en 2017 el RD 579/2017 para regular etiquetado, envasado, trazabilidad o dispositivos de nicotina entre otros aspectos.

No es el único ejemplo pero si es una buena muestra. ¿Alguien cree que puede haber disputa política en la lucha contra el tabaco? De hecho, la historia del tabaquismo en España muestra que nada pudo hacerse sin ponerse la primera piedra en 2003 por Ana Pastor y terminarla en 2023 con José Manuel Miñones, o casi terminarla. En septiembre deberia estar entre las muchas prioridades de un nuevo ejecutivo que salga de las urnas.

Y no es el único ejemplo. La sanidad que tenemos hoy en día es pública e universal como en ningún otro país de Europa. Y se ha construido con la capacidad de ministros y ministras, de unos más que de otros, sin duda.

Pero las tareas se están acumulando y es preciso iniciar una actividad frenética por la salud de nuestra sociedad que facilite a las CC.AA. financiación, coordinación y un apoyo a los principales retos de la sanidad.