Premios BiC 2020

El Congreso de los Diputados acoge con entusiasmo el acto del centenario de la OMC en presencia de parlamentarios y ex-ministros

Las palabras de despedida del acto del centenario del Consejo general de Colegios de Médicos (CGCOM u OMC) por la presidenta del Congreso de los diputados, Meritxell Batet, lo dice todo: “Ha sido emocionante, y en política se agradece estar en un acto como este, celebrado en el lugar donde reside la soberanía popular.

La presidenta del Congreso, Meritxell Batet inauguró el Centenario de la OMC.

La presidenta había afirmado poco antes, en la apertura del mismo acto que “la capacidad de comprensión del otro es una exigencia de la práctica médica”. Batet señalaba que la política y la medicina implican el ejercicio de un poder sobre los demás que ofrece distintos caminos.

Ambos coinciden en estar al servicio de la sociedad por encima de otras consideraciones particulares. Por eso, afirma la presidenta, este poder “exige responsabilidad y aceptar las distintas opiniones”, y el respeto a la divergencia. “En eso coinciden las profesiones médicas y políticas”, afirmó la presidenta.

Batet confesaba que, como política que viene del derecho, entendía los compromisos de la declaración de Ginebra, y que son trasladables a la política. Además, recordó que el compromiso fue renovado por la Asociación Médica Mundial en 1948 en Ginebra, desde entonces renovado y revisado varias veces hasta 2017. La presidenta concluía: “Sois fuente de orgullo para nuestro país y la piedra angular de nuestro SNS”.

Una amplia representación institucional, política y sanitaria se dio cita en la Sala Ernest Lluch del Congreso de los diputados.

Serafín Romero, presidente de la OMC, intervino detallando las prioridades de la profesión: recursos humanos, baremos de daños, prácticas fraudulentas…y recordó el papel de los profesionales. Para Romero el compromiso con la sostenibilidad del sistema, con la sanidad pública y con los que más sufren es prioritario.

Mencionó en su intervención el cambio climático y la eutanasia, y añadía que al afrontar estos y otros retos “responderemos a nuestros compromisos con la medicina y con los pacientes”. Y siempre con “lealtad a las instituciones y con la firme convicción de la defensa del enfermo”.

Agustín Zamarrón, diputado de la Comisión de Sanidad y conocido por ser el más veterano del Congreso, realizó unas reflexiones sobre la vocación médica citando a Maimónides, médico y filósofo sefardí del siglo XII nacido en Córdoba. Zamarrón mostró la soltura retórica que le caracteriza.

El ministro Salvador Illa en su intervención en la Sala Ernest Lluch del Congreso.

Salvador Illa clausuró el acto afirmando “desde el primer día como ministro soy consciente del papel de los médicos, y por eso tendrán los asuntos de la profesión médica una atención especial”.

El ministro de sanidad aludió a abordar los retos de manera conjunta entre todos; médicos y Comunidades Autónomas, junto a enfermeros y pacientes. El ministro citó el reto socio-sanitario, la retención del talento, la digitalización de la sanidad y la sostenibilidad del SNS. Y es que el ministro tiene muy presente que dicha sostenibilidad es un reto de todos los actores, donde no sobra nadie.

Illa aludió a las encuestas del CIS al mencionar que el sistema sanitario es el servicio público “más valorado por los ciudadanos”. Y resaltó “su alto nivel de eficiencia, en relación a la inversión moderada en Sanidad de casi el 6 % del PIB, respecto a otros países de nuestro entorno”.

El ministro hizo alusión al lema del centenario de la OMC (“100 años comprometidos con la sociedad y los médicos”), afirmando “que él mismo lo suscribiría” y que están juntos, ministerio y OMC, con este lema.

LA ASIGNATURA PENDIENTE DE LOS COLEGIOS: LA PARTICIPACIÓN

Sin duda, el centenario ha situado a la profesión médica en el centro de la atención política, y Romero ha sabido capitalizarlo para la OMC, que aglutina a los Colegios de España. No obstante, deben hacer un esfuerzo los propios Colegios por atraer más a los médicos hacia las actividades colegiales. No hay más que ver la escasa participación electoral de los Colegios.

En las últimas elecciones del Colegio de Médicos de Madrid, por ejemplo, contaron con una participación de apenas el 19% del censo. No es muy diferente a otras elecciones de Colegios de Médicos provinciales. Teniendo en cuenta que son elecciones en la propia provincia, contrasta con la superior movilización (y entusiasmo participativo) que tienen las Sociedades Científicas. Éstas cuentan con una elevada presencia en sus Congresos y alta participación en sus procesos electorales.