Los paros de atención primaria pueden colapsar las urgencias hospitalarias en España

14180

Desde que empezaron las primeras movilizaciones de la tocada y extenuada atención primaria GM ha mostrado su preocupación por el impacto en todo el sistema sanitario de estos paros.

No les falta razón a los médicos de familia que se quejan de atender a muchos pacientes y tener poco tiempo. Preocupaciones y problemas que podrían compartir con otros especialistas, sin duda.

Sin embargo, la huelga declarada en Cantabria, Madrid y anunciada para diciembre ahora en Extremadura no hará más que agravar el problema que se pretende combatir: atender con calidad a los pacientes.

“Los médicos de urgencias hospitalarias van a recibir la patada en el culo que los sindicatos de primaria le propinan a las consejerías de sanidad”

Los médicos de urgencias hospitalarias van a recibir la patada en el culo que los sindicatos de primaria le propinan a las consejerías de sanidad, si se me permite la expresión. Resulta obvio que las patologías no se detienen, y serán los propios compañeros y compañeras de los hospitales los que asumirán la asistencia de los pacientes que debieran ser atendidos por el primer nivel asistencial.

Sin Primaria, sobrecarga hospitalaria

En el fondo, esto ya ocurrió durante la pandemia, cuando durante meses muchos centros de salud cerraron sus puertas y fueron los hospitales los que asumieron la carga asistencial. No se trata de echar en cara nada, sino de recordar lo obvio: un paro en AP es una sobrecarga de las urgencias hospitalarias.

Problemas en atencion primaria

Las quejas legítimas de la atención primaria van a seguir contagiando otras CC.AA. Estos paros están llamando solo a una puerta en cada CC.AA, en lugar de plantear las necesidades al Gobierno de España como una cuestión de Estado, además de a las CC.AA.

Esa es la línea que han seguido hasta ahora las Sociedades Cientificas de atención primaria, exigiendo pactos de Estado, planes estratégicos y más financiación en los PGE. Los avances escasos aún se deben a la acción de estas sociedades, Semergen, SEMFyC y SEMG especialmente, junto a la OMC y los sindicatos.

La propia Mesa de Atención Primaria reúne a muchas organizaciones profesionales y han mantenido encuentros habituales con el ministerio de sanidad y los distintos ministros. Se han conseguido avances y es preciso seguir con el diálogo y los logros de mayor alcance.

Presión de la huelga

Por el contrario, y en el momento de la sobrecarga post pandemia, los sindicatos médicos han preferido usar la presión de la huelga, un recurso que ahora tiene un efecto dramático en el sistema sanitario.

Pero esta evidente presión no garantiza que vayan a aparecer los miles de médicos de primaria que se necesitan para eliminar el principal problema: la sobrecarga asistencial. Un problema de Estado solo se resuelve desde la colaboración, y hay que hacer partícipe al Gobierno y las 17 CCAA.

“Vergeles se mostró solidario con su homólogo de Madrid, Enrique Ruíz Escudero, destacando que los problemas de la AP en Madrid son los problemas de toda España

Extremadura votará la huelga de Primaria

Un día antes del anuncio del sindicato SIMEX-CESM de una huelga en Extremadura para el 1 de diciembre, el vicepresidente y consejero de sanidad de la Junta, Jose Maria Vergeles, acudía al acto de la presentación del libro “Gestionando lo inaudito” sobre la pandemia de COVID-19. En dicho acto, Vergeles se mostró solidario con el consejero de Madrid, Enrique Ruíz Escudero, destacando que los problemas de la AP en Madrid son los problemas de toda España: falta de médicos de familia.

La huelga también la sufrirán los pacientes crónicos de Extremadura, y los servicios de urgencia de los hospitales extremeños si se lleva a cabo tras las elecciones sindicales, como afirman.

Cuando teníamos la oportunidad de recuperar un cierto ritmo asistencial la huelga de AP no hará más que complicar la recuperación asistencial y la salud de los madrileños, extremeños, cántabros y muchos otros en breve. Algo que es, paradójicamente, lo que se pretende conseguir con la huelga (mejorar la calidad asistencial) será la principal víctima de esta.

Pacto de Estado

Urge un Pacto de Estado por la Atención Primaria. Urge evitar que los hospitales, que han soportado la carga asistencial de la pandemia, se vean ahora colapsados por una huelga que realizan en el primer nivel asistencial.

Los sindicatos deben exigir sentarse con todas las CC.AA y con el Gobierno y alcanzar acuerdos pero no parece razonable trasladar sus problemas a sus compañeros de la asistencia especializada. Debe haber otro camino. Por solidaridad, responsabilidad y espíritu de buscar soluciones sin recurrir a una huelga a la que la sociedad no puede permitirse y el sistema sanitario no asumirá sin un alto coste.