La Sanidad es mujer

537

Por Iria Miguéns, urgencióloga y Directora de mUEjeres de SEMES

Se trata de un compromiso de las Sociedades Científicas, a fecha de hoy más de 70 registradas en la página del Ministerio de Sanidad, que deben asumir y apoyar en forma de iniciativas con sus profesionales. Si la Sanidad, siendo el primer empleador de nuestro país, se ha feminizado, deben abordarse cuestiones profesionales de la mujer de una forma específica desde dichas Sociedades Científicas.


La reivindicación y visibilidad del trabajo de la mujer en medicina ya no es suficiente. Se trata de profundizar en el cambio que desde hace años se vive en las profesionales sanitarias y en las médicas que trabajamos en la sanidad. Se ha de saber cuántas son y su rol en los diferentes puestos, el número que acceden a cargos de liderazgo. Y también responder a preguntas: ¿Por qué no acceden a puestos de responsabilidad con tanta frecuencia como los hombres? ¿Qué desigualdades se detectan en indicadores de género? ¿Qué solución se le puede dar?

Se necesitan datos, estudios y evidencia en cuestión de igualdad y liderazgo de la mujer. Cada Sociedad Científica debe empezar a medir y conocer en qué punto estamos, ¡que ya van siendo hora!

Ha llegado el momento de una mayor implicación de las SS.CC. en el trabajo y apoyo por la igualdad de las médicas.


En este empeño, que se resumiría en defender y reivindicar nuestra labor como mujeres en la sanidad, diferentes iniciativas han posibilitado el estudio de género e igualdad en sanidad. Desde SEMES, Sociedad Española de Medicina de Urgencias y Emergencias, hemos dado el firme paso de comprometernos con las urgenciólogas recogiendo ya pequeños y prometedores frutos en el proyecto MUEjeres.

Sabemos de dónde partimos, haremos todo lo posible por definir las directrices de cómo, cuándo y a dónde queremos llegar.
Instamos, desde Mujeres de la Sanidad, iniciativa revolucionaria que impulsa el progreso de mujeres sanitarias, al apoyo de las diferentes Sociedades Científicas. Proponemos la puesta en marcha de grupos de trabajo cuya atención seamos nosotras, las mujeres que desarrollamos nuestra vida profesional en el ámbito sanitario.

Es imprescindible el apoyo de las Sociedades, en las que somos mayoría, en las cuestiones de género. Para eso proponemos la colaboración directa con sus mujeres, para saber qué les preocupa a cada una de ellas en los diferentes ámbitos científicos y asistenciales. Y compartir esas experiencia entre las distintas entidades, sin exclusiones.

La Sanidad es femenina, y el compromiso desde la administración pública y las diferentes entidades sanitarias es fundamental. No obstante el primer paso lo deben dar todos y todas sus profesionales desde las Sociedades Científicas. Éstas pueden y deben implicar a sus miembros en el trabajo de y por las mujeres. Hagámoslo bien, es el momento.