La futura Agencia de Salud Pública: hora de consenso político

12838

Todo el sector sanitario, y hasta la sociedad, confía en que la anunciada Agencia Estatal de Salud Pública (AESP) sea un antes y después en prevenir, evaluar y afrontar las emergencias de salud pública en nuestro país.

Mientras que la Comision Europea ha reforzado el European Centre for Disease Prevention (ECDC) países como España están en el camino. El Anteproyecto de Ley de creacion de la AESP acaba de ser publicado.

Es muy positivo que se haya dotado de autonomía de gestión y que sus recursos económicos sean adecuados, aún por definir y matizar distints capitulos. Seran 49 puestos que se integrarán provenientes de Sanidad, incluidos los 13 actuales del ISCIII transferidos.

En 6 meses el Gobierno quiere tramitar el Real Decreto con el estatuto de la AESP, aclarando la integración de organismos, centros y servicios. Estaremos en 2023, y en el consenso en el Congreso de los diputados para la creación de la Agencia se alcanzó en julio de 2020.

Proteger la salud

Las funciones de esta nueva agencia tienen un paraguas amplio, que incluye desde los riesgos y amenazas para la salud pública hasta la mejora de la salud o la reducción de inequidades.

Sin duda, será su puesta en marcha y el liderazgo de su personal quien determinará el éxito en su cometido y la visibilidad que tendrá.

El propio presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, anunció en el debate del Estado de la Nación la creación de la AESP. La misma fue objeto del consenso de Gobierno y oposición con la aprobación del dictamen de la comisión para la reconstrucción entre el Grupo Socialista y el Grupo Popular en el Congreso.

Nadie puede obviar lo poco acertado que ha estado el director del Centro de Coordinación de Urgencias y Emergencias, Fernando Simón. Los errores se han sucedido de forma permanente, junto a la falta de previsión en momentos cruciales. Es preciso, por tanto, que el rigor y nivel científico del futuro director de la Agencia sea intachable. Porque es preciso saber cuando el error humano es simplemente un error o cuando es una persistente incapacidad de cumplir su función.

El texto del Anteproyecto hace mención al talento y su retención en la Agencia y asegura el “desarrollo profesional…la captación y retención del talento” de sus miembros. Eso nos da cierto optimismo.

Calidad e informes

Una ausencia notable en el actual texto la determina la función de agencia evaluadora de la calidad. Aunque entre sus funciones estará la realización de estudios y análisis, se ha incidido durante los debates de la citada subcomision del Congreso en las funciones de analizar la calidad sanitaria.

Una agencia de calidad proporcionaria los estudios y análisis pertinentes y supone una función hasta ahora no encomendada a ningún organismo estatal con la independencia y la autonomía que se pretende con la AESP.

Aunque el Anteproyecto está en su revisión, es preciso que se incluyan competencias relevantes, como la evaluación de la calidad. Para ello será preciso el consenso parlamentario, el mismo que llevó a aprobar por una amplia mayoría de 256 votos a favor de las conclusiones de la subcomisión para a reconstrucción que incluían una Agencia Estatal de Salud Pública, y su función de calidad.

El consenso en la reación de organismos tan relevantes como la AESP completará todo su potencial. Tenemos la oportunidad de que la AESP esté al servicio de la independencia y el rigor en beneficio de la sociedad y del sistema sanitario. El tiempo lo dirá.