La eterna incapacidad de avanzar con infecciosas y urgencias en España

12370

Muchos ministros y ministras se han sucedido en los últimos 20 años que han practicado la procrastinación con la troncalidad y las especialidades de enfermedades infecciosas y urgencias. GM lo explicaba bien en una editorial el pasado febrero.

No se trata de pereza, sino de no abordar de manera seria (esto es, resolviéndolo) el problema de estas especialidades. Aunque es un asunto de todas las especialidades médicas, no se puede calificar nada más que de “escandalosa” la situación de dos especialidades en concreto: enfermedades infecciosas y urgencias y emergencias.

Porque sin un Real Decreto de Especialidades como el anunciado ahora, se han autorizado en los últimos meses algunas especialidades, tan necesarias como reclamadas, como la psiquiatría infantil.

Ahora, un nuevo anuncio de un RD de Especialidades ha sido ya aprobado por el Consejo de ministros. Junto con este RD de Especialidades, una nueva batería de normativas sanitarias será puesta en marcha en otoño por parte del Gobierno.

A la vuelta de vacaciones, se superarán los 900 días desde que comenzó la pandemia de COVID-19 sin reconocer a dos de las especialidades más implicadas en esta emergencia sanitaria: urgencias e infecciosas.

¿Para describir esos requisitos básicos y obvios había que hacer esperarles en la cola del olvido y el reconocimiento pendiente?

Un apoyo tan amplio como ignorado

Nunca antes una mayoría de parlamentos y Asambleas autonómicas habían apoyado por amplias mayorías o unanimidad dos especialidades médicas. Nunca antes una sucesión de comisiones de sanidad se habían mostrado a favor de las especialidades de urgencias e infecciosas.

Nunca antes se había situado España al margen de las especialidades que el mundo occidental, y la casi totalidad de la UE, tiene con estas dos especialidades médicas no reconocidas en España.

Hemos premiado a los especialistas en infecciosas y urgencias con el título de “sin papeles“, a pesar de que nadie duda de que son lo que el sistema sanitario requiere de sus especialistas.

Criterios para la especialidad

Al revisar los criterios para la propuesta de un nuevo título de especialista del nuevo RD me quedo perplejo:

  • “Generar suficiente demanda e interés…”,
  • “Existencia de un grupo de personas expertas…”,
  • “El tiempo de formación será el adecuado…”,
  • “Que represente un extenso y diferenciado campo”…

Lo que demuestra es que este RD no está hecho para evaluar la especialidad de infecciosas o de urgencias. Estas especialidades sobrepasan en exceso cualquier requisito exigido.

Ambas, además de ser especialidades reales en la actividad sanitaria, cuentan con todos y cada uno de los criterios, sobreexcediendo cualquiera de ellos. Al revisar los requisitos exigidos para una especialidad y compararlos con la realidad de urgencias e infecciosas, la indignación de su olvido durante años crece.

Un olvido que cuesta creer

¿Para describir esos requisitos básicos y obvios había que hacer esperarles en la cola del olvido y el reconocimiento pendiente durante años?

Estoy seguro de que las sociedades de microbiología e infecciosas (SEIMC) y de urgencias y emergencias (SEMES) estarán contentas, a pesar de esta situación injusta y absurda.

SEIMC y SEMES se apresurarán a completar sus informes correspondientes, incluso antes de que sea convalidado el RD en el Congreso.

Pero seguimos sin estas especialidades de infecciosas y urgencias, sin saber cuándo van a ser reconocidas y sin poder facilitar que se organicen para hacer frente a sus retos profesionales y asistenciales, que son los retos de la sociedad a la que atienden.