Premios Fundamed

En Febrero de 2017, el senador de Compromís, Carles Mulet, realizó una pregunta por escrito al Gobierno de Mariano Rajoy: “¿Tiene el Gobierno de España algún plan ante una apocalipsis zombie”? La respuesta fue igual de absurda: “No, el Gobierno de España no tiene un plan”. Esta pregunta, reformulada en relación a una “crisis apocalíptica por un posible agente infeccioso”, hubiera obligado a responder a las autoridades sanitarias de una forma más concreta, hace ahora 4 años.

Una pregunta que pudo valer un protocolo

Prevenir es curar. Y anticiparse es la clave de todo éxito en la cronología de los acontecimientos. Existe un debate silente de qué hubiera pasado con nuestra curva acelerada de muertes en España, si se hubieran tomado medidas más drásticas, unos días antes. No seré yo, a toro pasado, quien esgrima “lo que hubiera pasado si”, pero mi foco va mucho antes. Se remonta a 2017.

El papel de los parlamentarios

Y es que en 2017 un rayo de creatividad iluminó una mente, la de un parlamentario que tuvo la oportunidad de preguntar si estábamos preparados para algo infeccioso, algo de película de ciencia-ficción. En su lugar, escogió la broma y el chiste de utilizar su tiempo, y el del Gobierno que respondió, como una gracieta conjunta. Porque los protocolos salvan vidas y atenúan crisis. En cualquier caso, un protocolo elaborado en años precedentes podría haber establecido supuestos de gravedad y riesgo en el contagio que hubieran servido de algo. Porque en casos extremos, un poco de ayuda es mucha.

“Ni a Dolors Montserrat, ni a la DG de Salud Pública, Elena Andradas les llegó la pregunta del Senado, porque los zombis no son materia sanitaria, a diferencia de los virus pandémicos

Hacer frente a algo nuevo no lo cambia un protocolo, sin duda. Pero un plan de actuación escrito en relación a una posible pandemia de dimensiones desproporcionadas (como esta) hubiera ya identificado puntos de no retorno, momentos de inflexión y de ciertas medidas. Quizás una ventaja escueta que podría darnos algo más de margen en una crisis donde los pocos cuentan mucho al principio.

En la XII legislatura era ministra de sanidad, servicios sociales e igualdad Dolors Montserrat, y la DG de Salud Pública, Elena Andradas. Ni a una ni a otra le llegó la pregunta que se formuló en el Senado, porque los zombis no son materia sanitaria, a diferencia de los virus pandémicos.

Carles Mulet, senador por Compromís.

“Mulet, que vistió una camiseta de “Los Simpson” en su primer debate parlamentario, tuvo la oportunidad de ser el Julio Verne de la política mundial. Por el contrario, su pregunta fue una payasada”.

La pregunta mal formulada: los zombis.

La pregunta exacta del senador Carles Mulet fue: ¿Qué protocolo tiene adoptado el Gobierno ante la posibilidad de una apocalipsis zombi? El entonces Gobierno de Mariano Rajoy, probablemente desde el Ministerio de Interior, respondió igualmente por escrito: “No. El Gobierno no tiene ningún Plan.” Mulet, que vistió una camiseta de “Los Simpson” en su primer debate parlamentario, tuvo la oportunidad de ser el Julio Verne de la política mundial.

Por el contrario, su pregunta fue una payasada que quería poner en evidencia la “poca calidad de las respuestas del Gobierno”, según afirmaría después. Pero en su pregunta también evidenció la poca calidad, en ocasiones, de las preguntas de algunos parlamentarios

Ya había evidencia del riesgo de pandemias

En 2017, cuando se formuló la pregunta sobre los zombis al Gobierno, ya habíamos pasado varios brotes de infecciones por coronavirus. El brote más grave ocurrió en 2002 de nuevo en China (en Cantón), y causaba la gripe aviar asociada a un síndrome respiratorio agudo severo (SARS-CoV). Otro más reciente no llegó hasta 2019, cuyo brote se inició en Oriente Medio (MERS-CoV) y su transmisión entre personas era muy limitada.

Como afirman expertos de reconocido prestigio, el SARS-CoV-2 es un virus que aparece una vez en un siglo, pero que tenía que aparecer, tarde o temprano. Otras pandemias y brotes nos han avisado en el pasado reciente: el VIH y el virus del Ébola. Éste último causa la temible fiebre hemorrágica viral, que causó en España un brote con un fallecido en 2014. Una mente preparada, con toda esta información, podría haber formulado la pregunta adecuada.

Lecciones aprendidas

Decía Albert Einstein que la suerte favorece a la mente preparada. La suerte iluminó a Mulet para que hiciera una pregunta extraña, pero su mente no estaba preparada para ir más allá. Mulet no es una excepción: si para tomar decisiones relevantes se escogen a personas sin preparación, sin una mente dispuesta, se pierden oportunidades.

Desde el Senado de España se pudo haber puesto la primera piedra de un plan contra una pandemia que entonces no podíamos imaginar

En Febrero de 2017, el Senado de España pudo haber puesto la primera piedra de un plan contra una pandemia de consecuencias dramáticas. La imaginación infantil de un senador quiso llamarla “apocalipsis zombi”. Pero la realidad es que el estado de alarma que vivimos ahora se parece bastante a dicha apocalipsis. Las personas están confinadas en sus casas y el impacto social y económico es una especie de apocalipsis, con un drama en vidas humanas, pero que pasará finalmente.

Se buscan políticos con mentes preparadas

Saldremos de esta crisis, con dolor y sufrimiento. Y volveremos a ver, aunque sea ocasionalmente, preguntas absurdas y pérdidas de tiempo de representantes que hemos escogido para tareas más elevadas. Los parlamentarios, muchos de ellos, hacen cosas extraordinarias.

Quizás la diferencia sea la verdadera vocación de servicio público, y una mente preparada para hacer las preguntas correctas, aunque la suerte ayude más a las personas listas. Sí, la investigación nos ayudará mucho, y la actividad parlamentaria de los buenos políticos, también.