La depresión y el suicidio, en lo alto de la agenda sanitaria

27503

Los jóvenes españoles mueren a causa de tumores y de suicidios. En España, se han suicidado en 2020 un total de 3.941 personas. El suicidio es la principal causa de muerte no natural en España. Entre la juventud española de 15 a 29 años, las muertes por suicidio (300 fallecidos) siguen a las muertes por cáncer (330 fallecidos).

Si seguimos analizando los datos publicados una vez al año por el Instituto Nacional de Estadística, el suicidio en mujeres ha superado la cifra de 1000 fallecidas, y ha aumentado un 27% en 2020 en la franja de 40 y 59 años.

Que la salud mental es una prioridad de urgente necesidad lo determina que las CC.AA. y el Gobierno de España lo han situado en lo alto de la agenda política. A pesar de esta prioridad recién llegada, nuestro país no se ha caracterizado por tener a la salud mental como una prioridad, hasta hace poco. Vamos por detrás de otros países y debemos acelerar el paso para que la salud mental esté corfectamente atendida.

Estrategia de salud mental: indicadores

España necesita planes de salud mental, pero aún más inversión en profesionales sanitarios, especialistas, enfermeras y personal de apoyo. Ahora que todo se mide, basta con revisar el porcentaje de inversión en salud mental que se destina respecto al gasto sanitario. Un dato de referencia sería la media europea. Aún estamos muy lejos.

Por eso resulta esencial que la Estrategia de Salud Mental se dote de presupuesto y centre su eficacia en indicadores que nos informen del impacto de los planes en la salud mental. Sin el seguimiento de indicadores no puede evaluarse cómo se avanza.

Atención primaria

Y también necesitamos de una mayor implicación de la atención primaria con programas como el “código suicidio” que sean dotados de presupuesto, nuevamente. La atención primaria requiere de formación en salud mental para afrontar con éxito sus objetivos en esta materia.

Campañas, como la puesta en marcha por el ministerio, de detección temprana e intervención precoz en salud mental van por el buen camino. En el plano más social, los expertos hablan de promover la educación socioemocional, el respeto a la diversidad, la gestión de la frustración y las pérdidas o la empatía.

Sin investigación no hay progreso

Finalmente y como todo, sin investigación no hay progreso. Por lo que resulta imprescindible potenciar la investigación y que el arsenal terapéutico en depresión mayor y suicidio pueda ser una pieza más su prevención.

En tan 10 años han sido aprobadas tan sólo 6 moléculas por la EMA en el campo de la psiquiatría. Se trata de antipsicóticos, antidepresivos y un fármaco contra la depresión mayor resistente.

Esto demuestra la dificultad de investigar y desarrollar nuevas moléculas en este campo. La depresión es el principal  componente de gasto y pérdida de productividad por incapacidad temporal o permanente en España.

La depresión ocasiona un coste anual de 6.145 millones de euros en España. Otra razón más para situarla en lo alto de la agenda sanitaria.