¿Acabarán las actuales vacunas con la pandemia?

25128
Acabar con la pandemia exige eliminar la transmisión de los vacunados

Un interesante artículo en NATURE que reproduce Scientific American concluye que hasta disponer de vacunas esterilizantes, la transmisión de la COVID-19 no se evitará de manera completa en todos los vacunados.

Es la pregunta que a todos nos ronda la cabeza. Desde el comienzo, hay más preguntas que respuestas en la pandemia de Covid-19. Algunas se van respondiendo, pero se siguen abriendo incógnitas incluso con las respuestas. Las vacunas actuales pueden ayudar de manera eficaz al control de la pandemia, junto al resto de medidas. Pero la transmisión de asintomáticos sigue siendo una fuente de contagios relevante.

Detener la transmisión del virus

El control de la pandemia empezará con el fin de las transmisiones entre personas. Las vacunas esterilizantes impiden la transmisión desde personas vacunadas, pero ninguna de las disponibles en la actualidad lo ha demostrado de manera completa.

La caída de las transmisiones tiene que ver con mucho factores. Los portadores asintomáticos son responsables de hasta el 50% de los contagios, según se ha sabido hace meses. Esto, aunque podría variar, en todo caso incrementaría el porcentaje de transmisiones de asintomáticos a medida que avance la actual vacunación, disminuyendo el porcentaje de transmisión de los enfermos de COVID-19.

Estudios complicados

¿Cómo comprobar la eficacia de una vacuna en evitar la transmisión? Resulta más fácil verificar que es capaz de detener la enfermedad. Esto último es lo que han demostrado los ensayos clínicos.

Moderna: dos tercios de disminución

En los estudios de la vacuna de ARMm de Moderna se tomaron muestras de las personas vacunadas para detectar presencia de virus. El control se hizo dos veces en cada persona del estudio con un mes de intervalo, lo que no garantiza identificar todas las potenciales transmisiones. Aún así, se demostró una reducción de presencia del virus en 2/3 de los vacunados frente a los no vacunados. Una parte de los vacunados, por tanto, sí es capaz de transmitir la infección.

En el caso de la vacuna de AstraZeneca se realizaron frotis nasofaríngeos cada semana. La reducción en la transmisión respecto a los grupos sin vacunar fue del 49%.

“En cualquier caso, existe un efecto positivo en la transmisión de la infeccion por parte de las actuales vacunas. Ésta disminuye en los vacunados entre un 50% y casi un 70%, pero estamos lejos de vislumbrar el fin de la pandemia con estos datos”

Nuevos estudios: Pfizer

Existen varios ensayos de Pfizer-BiONtech para averiguar la eficacia en la disminución de la transmisión del virus SARS-CoV-2. Esta vacuna de ARNm va a realizar estudios al respecto en pacientes de Estados Unidos y Argentina.

En cualquier caso, existe un efecto positivo en la transmisión de la infeccion por parte de las actuales vacunas. Ésta disminuye en los vacunados entre un 50% y casi un 70%, pero estamos lejos de vislumbrar el fin de la pandemia con estos datos.

Carga viral y capacidad de contagio

Para saber si una persona es capaz de contagiar se estudia su carga viral. En España, un estudio del Hospital Germans Trias i Pujol en Barcelona ha puesto de manifiesto que, a mayor carga viral, más capacidad de contagio y mayor frecuencia de síntomas.

Aún no se sabe en qué medida se correlaciona una determinada carga viral con la capacidad de contagiar tras estar vacunado. Lo que sí se sabe es que las vacunas actuales disminuyen la capacidad de transmisión, pero no en el 100% de los vacunados.

Por tanto, las vacunas que están siendo administradas ahora van a ayudar a controlar una pandemia que seguriá su curso. Lo que se conseguirá es disminuir la presión asistencial, y los pacientes de COVID-19 en los hospitales serán tratados con más tiempo y recursos, al disminuir su número. Además, si conseguimos aislarlos de manera eficaz, sin sobrecarga asistencial, y que se recuperen sin interferir en la normal asistencia sanitaria, habremos dado un gran paso.

Pero el final de la pandemia comenzará cuando avance la vacunación universal con vacunas esterilizantes, aún por llegar. Y ya sabemos que el avance de la vacunación será desigual entre continentes. Y, por supuesto, tengamos presente al 20% de personas que no quieren vacunarse en España, que seguirán en riesgo.