Las ambigüedades, razonamientos absurdos y meteduras de pata de Fernando Simón, Director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias (CCAES) son ya habituales. Su impudencia se disfraza tras su cargo. Todo le es consentido: equivocarse en la previsión de la pandemia, ignorar las señales que todos los sanitarios ven o, simplemente, anunciar en no pocas ocasiones que la pandemia no nos llegará o está superada.

Sí, Fernando Simón es el mismo que, tras el verano del año pasado, dijo que lo peor ya había pasado y que estábamos superando la pandemia. Y ahí sigue. Tiene uno de los curricula más extensos en equivocaciones del mundo sanitario, pero le protege un pésimo nombramiento del Gobierno del PP, cuando era un puesto olvidado y sin ningún interés relevante.

Cometer los mismos errores

El peligro de su incompetencia es que los mismos errores que ha cometido, los repite una y otra vez. Los expertos epidemiólogos han calculado que la manifestación del 8M de 2020 pudo causar más de 20.000 muertes. También sumió a ciudades como Madrid o Barcelona en una ola brutal con un colapso sanitario sin precedentes. La misma manifestación que Fernando Simón (contagiado poco después, ¡como no!) recomendaba a su hija acudir.

“Nadie está libre de decir estupideces, el problema es decirlas con énfasis”

Michel de Montaigne

Decía Michel de Montaigne que “nadie está libre de decir estupideces, el problema es decirlas con énfasis”. A Simón le han permitido decir estupideces con el énfasis del puesto que ocupa. La última es que las manifestaciones de 500 personas puedan ser seguras, pero no los pasos de Semana Santa. Por supuesto, añade que es posible “que sus palabras puedan ofender a algunas personas“. Pues no, tan sólo ofenden la inteligencia de cualquier ser humano al que le digan que es incontrolable 30 personas debajo de un paso, porque se les puede hacer una PCR, y porque tienen nombre, apellidos y lugar de residencia y localización.

Vamos, justito lo mismo que micromanifestaciones de 500 personas. ¿Hemos elevado la estupidez permanente a la categoria de personaje televisivo mono tono?

La ministra de sanidad es coherente

La ministra Carolina Darias ha sido clara abandonando las ambigüedades a las que nos tiene acostumbrado el director del CCAES, Fernando Simón.

El contrapeso de este mal nombrado Fernando Simón, que nos condena a no pocos españoles, lo tiene la ministra Carolina Darias. Su coherencia al trasladar abiertamente que no acudirá a ninguna manifestación porque ni es el momento ni es necesario para expresar el feminismo.

Esa inexplicable ansia de manifestarse el 8M invade a una parte del feminismo que necesita visibilidad porque le faltan otros atributos. Y es el mismo feminismo que no lee los informes que explican el impacto de género de la pandemia: mujeres sanitarias, cuidadoras y trabajadoras que están sufriendo los efectos de la Covid-19.

“Simón es un defecto de nuestro sistema político que sitúa en puestos clave a personas que no están preparadas”

Más ERTES, más paro femenino y menos libertad por la falta de independencia económica, cuando no es la pandemia la que hace estragos. Aunque la ministra Darias podría cesar al incapaz Fernando Simón, entiendo lo de “más vale malo  conocido…”. Simón es un defecto de nuestro sistema político que sitúa en puestos clave a personas que no están preparadas. Y los disfraza de funcionarios por concurso-oposición.

Pero la incompetencia de uno no se sabe hasta que llega la hora de la verdad. Un error que cometió el Gobierno del PP y que no quiere subsanar el Gobierno de coalición de Socialistas y Unidas-Podemos. ¿Qué debe hacer un director del CCAES para que sea destituido? En España, no se contempla ese escenario. Porque… ¿hay alguien que piensa que Simón hace bien su trabajo?