La adherencia en EPOC en tiempos del Covid-19

3622

Desde la Alianza General de Pacientes hemos acogido con una gran satisfacción la noticia de que la Comunidad de Madrid da por preautorizadas todas las prescripciones hasta que se resuelva la alerta sanitaria por el Covid-19, incluso aquellas que precisan visado.

Durante mucho tiempo hemos denunciado que el visado en tratamientos como la triple terapia en EPOC suponía, no sólo una traba administrativa para los profesionales, sino también una barrera en el acceso a estos fármacos para los pacientes. No se entendía, además, este criterio particular, cuando el coste de los fármacos por separado que componen esta triple terapia era superior al de la innovación que se pretende limitar mediante el visado.

En un contexto como el actual, los pacientes tenemos el imperativo de cuidar, más que nunca, de nuestra propia salud. Es la mejor manera de contribuir a evitar sobrecargas innecesarias en un sistema sanitario saturado ante este desafío global.

Para ello, también es básico cumplir al máximo con la adherencia terapéutica, y ¡qué mejor manera de hacerlo que con la ayuda de este tratamiento que simplifica la pauta diaria para los enfermos y les ayuda a preservar su salud!

La decisión adoptada en la Comunidad de Madrid de eliminar los visados, y el de EPOC en especial, debe extenderse al resto de regiones de forma inmediata.

En nuestro país, la prevalencia de la EPOC supera el 10 por ciento entre los 40 y 80 años. Hay unas 300.000 personas diagnosticadas que precisan terapia inhaladora. Las formas moderadas y graves tienen un gran peso, con un 5% por ciento de casos graves y un 40% por ciento de casos de EPOC moderados.

Son cifras que deben ayudarnos a ver el impacto de esta enfermedad, incluso más allá de la situación excepcional que vivimos, y que nos llevan a pedir también que, una vez que pase el temporal, que pasará, no quede en un segundo plano el objetivo de que los pacientes puedan acceder a la mejor de todas las opciones posibles.

Por nuestra salud y por la del conjunto del sistema sanitario, sin limitaciones innecesarias, ni barreras que hoy caen por su propio peso.