El ministro afronta distintas prioridades y urgencias mientras se acerca la presidencia de la UE

16852

Los ministros de sanidad de los Gobiernos de Pedro Sánchez llegan a cinco desde 2018 que accedió a la presidencia. Carmen Montón, Maria Luisa Carcedo, Salvador Illa, Carolina Darias y ahora José Manuel Miñones pertenecen ya a la época más prolífica en ministros del ramo que ha visto la política española. Miñones estará un periodo inferior a 9 meses, ya que se espera la convocatoria de elecciones generales en diciembre de este año.

Los periodos finales de legislatura se afrontan con una mezcla de sensación de fin de carrera por parte de los parlamentarios, y por eso el Congreso empieza a descartar los procedimientos que no da tiempo de llevar a cabo. Sin embargo, los partidos de la oposición siguen recordando los asuntos pendientes, que suelen ser muchos.

Por eso, que llegue el fin de legislatura y los tiempos obliguen a frenar no quiere decir que no se queden asuntos sin resolver aún habiendo estado en la agenda, o que pueden llegar en forma de normas rápidas y poco profundas. Un ejemplo de esto lo tenemos en la reforma de Ley del Medicamento, que no se producirá y puede traer algún cambio normativo concreto y aislado. La voluntad no es suficiente en determinados periodos donde los tiempos no permiten ya que las cosas sucedan.

Presidencia española

El cuello de botella con los asuntos pendientes regulatorios, no obstante, dejará a muchas iniciativas planificadas y no planificadas fuera de su abordaje. Pero el escenario será aún más complejo para el ministro ya que la presidencia española de la UE está a apenas 3 meses para su comienzo.

El ministro de sanidad del Reino de España deberá presidir las reuniones del Consejo de ministros y ministras de sanidad de los 27 Estados de la Unión Europea. Como el resto de ministros del Gobierno de España, les toca asumir el cumplimiento y seguimiento de las prioridades del semestre presidencial.

Y se da la circunstancia de que la presidencia española será la última completa de legislatura europea, ya que habrá elecciones europeas el 28 de mayo de 2024, durante la presidencia de Bélgica. Algunas de las prioridades anunciadas por la ministra Darias son de una elevada complejidad que requerirá toda la atención del ministro, y en muchos casos el apoyo de las CC.AA. VIH, Resistencia antibiótica, Estrategia farmacéutica europea y cáncer son las prioridades que hemos escuchado de la antecesora en el cargo, Carolina Darias. Pero sólo son manifestaciones sin ningún documento aún que lo corrobore.

Prioridades en España

La realidad es que alguna de estas prioridades están bien abordadas y planificadas en España, como el VIH o la resistencia antibiótica, lideradas por el ministerio (coordinador del plan de VIH) y la Aemps, respectivamente, de acuerdo con las CC.AA.

En otros casos es preciso establecer un mecanismo de coordinación ministerial que facilite la comunicación con las CC.AA. Como en el caso del cáncer. La Estrategia Nacional de cáncer está siendo liderada en las Comunidades Autónomas que cuentan con sus planes en cáncer concretos que aterrizan y amplían la Estrategia Nacional.

En cada CC.AA. un coordinador aglutina la inmensa actividad que genera el cáncer: desde el ámbito de la prevención y la salud pública, los cribados, el diagnóstico precoz, la oncología médica, la investigación, la radioterapia, la cirugía del cáncer, la farmacia hospitalaria o los largos supervivientes.

Si la Organización Nacional de Trasplantes tiene una directora en el ministerio, el cáncer debería tener una figura que facilite al ministro, al menos durante la presidencia española, asegurar que el Plan Europeo contra el Cáncer facilita que nuestro sistema sanitario pueda sumarse a todos los ámbitos de dicho plan con facilidad. Hablamos de un presupuesto total de 4.000 millones de euros para el Cancer Plan de la UE, lo que incrementa la complejidad de forma notable.

Por eso, la petición de más de 40 responsables de oncología de 15 provincias españolas han firmado un manifiesto promovido por la Fundación ECO para nombrar un comisionado que sirva de enlace para los asuntos europeos en materia de cáncer. Sería una excelente noticia que facilitaría la coordinación del cáncer, una de las inversiones en sanidad más relevantes de España y la única europea que cuenta con esta magnitud de recursos.

Deberes al ministro del Congreso

Desde la comisión de sanidad del Congreso, por su lado, le han puesto deberes al ministro Miñones en esta etapa final. Ana Prieto, portavoz socialista, ha manifestado que el ministro “les tiene a su lado”. Para Elvira Velasco, portavoz popular, son “muchos temas pendientes para tan poco tiempo”, y asegura que no debería haber un “parón” por el cambio de ministro. Entre otras cuestiones, recuerda Velasco todo lo pendiente de las decisiones aprobadas en la Comisión para la Reconstrucción.

Desde VOX tienen pendientes distintas preguntas parlamentarias a la anterior titular de Sanidad que ahora deberán ser respondidas por el ministro Miñones. Equidad y salud mental son temas recordados por los representantes de C’s y Unidas Podemos al nuevo ministro.