Premios BiC 2020

El pasado 9 de abril me hacía eco de las estimaciones del IHME de la Universidad de Washington en relación a las víctimas de covid-19 en España, que se había actualizado tres días antes. Apenas una semana después, los investigadores y analistas alertan de la incertidumbre de sus predicciones. Necesitamos saber cuándo acabará el anuncio de fallecidos y cuándo sería prudente acabar con el confinamiento.

Predicciones, modelos y seguimientos de los mejores centros

El pasado 6 de abril el Center for Systems Science and Engineering (CSSE) de la Universidad Johns Hopkins en Estados Unidos contabilizaba un total de 1,3 millones de contagiados en el mundo. El mismo 6 de abril en España, las cifras oficiales se situaban en 13.055 fallecidos por covid-19.

Un informe del Institute for Health Metrics and Evaluation (IHME) de la Universidad de Washington situaba ese mismo día una predicción de fallecidos presentes y futuros en España de 19.200 personas, dando un margen hasta el 4 de agosto. Para Francia el IHME situaba el número de fallecidos en 17.167, para Reino 12.868 Unido o los 21.645 de Italia a la cabeza. Todas estas previsiones han saltado por los aires y se han quedado cortas.

Alguna predicción, sin embargo, se aproxima más, pero tampoco acertará. Investigadores del Imperial College de Londres, en un análisis encabezado por el Patrick Walker estimaba el 26 de marzo pasado que la pandemia de covid-19 “costará 150.000 vidas en Europa”. Walker afirma: “Los hallazgos sugieren que todos los países deben escoger entre medidas costosas e intensivas para impedir la transmisión o el riesgo de que los sistemas sanitarios se vean rápidamente desbordados.”

Y añade: “nuestros hallazgos destacan que acciones colectivas, firmes y rápidas ahora salvarán millones de vidas durante el próximo año”. Sin embargo, esas medidas han aparecido de manera desigual en los distintos países, algunos de los cuales como Suecia u Holanda aún no han alcanzado el punto máximo de muertes diarias (el “pico” famoso).

El modelo del IHME sitúa el 11 de mayo como el primer día sin muertes diarias, en su última estimación actualizada el 15 de abril.

La dificultad de modelizar

El IHME es una institución en la que trabajan 300 analistas e investigadores, los cuales no se equivocan fácilmente. ¿Qué está afectando a las predicciones? No resulta fácil responder a esta pregunta. Pero sí podemos explicar los contextos en los que se producen las predicciones. Se trata de mostrar tendencias, no valores absolutos. Los modelos tienen en cuenta factores como el momento de las medidas de confinamiento establecidas, el número de camas hospitalarias totales disponibles (en función de las necesidades diarias de la pandemia), de camas de UCIs y de respiradores. Las necesidades se establecen en un cálculo diario y eso determina el rango de potenciales muertes.

Demasiadas muertes en España

Al margen de las controversias por las muertes reales y su contabilización, hace 10 días las predicciones del IHME de fallecidos en España de esta primera ola pandémica se situaban en 19.200. Si hoy se accede a la página del IHME se puede observar que aclaran los retos de sus modelos y que les resulta muy complejo afinar cifras de muertes. Sus modelos predictivos se basan en un cálculo estimado de las muertes futuras cada día, pero establecen un intervalo diario muy amplio o “incertidumbre”.

Por ejemplo, las predicciones establecían para el 12 de abril 267 muertes en España, con un rango que oscilaba entre 84 y 719. El 12 de abril fallecieron 619 personas, el doble de la media estimada, pero dentro del mencionado rango de valores. En España alcanzamos el pico de 950 fallecidos el 2 de abril, tras creer el día anterior que ya lo habíamos superado, el 1 de abril para los análisis del IHME. Por eso se habla de que hemos doblado la curva, pero la curva no baja tan rápido como se esperaba.

¿Cuándo podría llegar el desconfinamiento?

Responder cuándo se volverá a una vida normalizada es fácil: no será hasta bien entrado 2021. Pero hay un momento en el que se podrá salir de casa para realizar una vida “normal”. Por supuesto, se recomendará evitar aglomeraciones y se impedirán los actos multitudinarios de ocio o culturales durante meses.

Necesitamos saber cuándo llegará el desconfinamiento con las garantías precisas de minimizar riesgos.

Ese día en el que, al menos, saldremos del confinamiento debería ser en el momento en que las muertes diarias sean de menos de 0,3 por millón de habitantes, según los expertos del IHME. Eso será cuando España informe de 14 muertes en un día, cumpliendo así con el supuesto que establece el IHME en sus predicciones para un inicio de desconfinamiento. Ese día, con todas las dificultades predictivas mencionadas, podría llegar el 30 de abril. El mencionado modelo sitúa en 14 muertes (con una incertidumbre en el rango de entre 5 y 32 ).

Tenemos un optimismo amargo que sólo quiere que el error de las predicciones sea mayor y que se adelante la fecha del fin de las muertes en esta primera ola pandémica, que nos ha cogido tan desprevenidos como incrédulos.

¿Cuándo dejaremos de informar de fallecidos?

Con todas las dificultades de los modelos, necesitamos saber cuándo se saldrá de este estado permanente de muertes diarias. A partir del 8 de mayo las muertes serán entre 0 y alguno, y el modelo predictivo sitúa hoy el “cero” el 11 de Mayo por primera vez. Esto cambia cada vez que se actualizan los datos. Por tanto, nos queda casi un mes por delante de anuncios de muertes diarias, siendo optimistas. Un optimismo amargo que sólo quiere que el error sea mayor, y que se adelante la fecha del fin de las muertes en esta primera ola pandémica que nos ha cogido tan desprevenidos como incrédulos.