Premios Fundamed
| viernes, 13 de diciembre de 2019 h |

Si hace unos años decíamos que la oncohematología había traído la medicina de precisión al nuevo abordaje asistencial, hoy podemos decir que este nuevo modelo o forma de hacer la medicina ha llegado para quedarse.

El Congreso Americano de Hematología (ASH, por las siglas en inglés de la Sociedad Americana de Hematología) trae avances en el terreno de la terapia celular y la inmunoterapia que dan un paso más. Hablamos de una nueva generación de terapias que mejoran lo que existe en la actualidad. Es el caso de las CAR-T de nueva generación, la inmunoterapia celular o las Natural Killer.

La nueva edición de este cónclave mundial ha dado un paso más con datos de supervivencia a tres años. Asimismo, las nuevas terapias se abren paso y tienen, bajo el brazo, nuevas posibilidades de acceso a la innovación a los pacientes. Hablar de oncohematología hoy es hablar de curar, y hablar de este congreso de referencia es pensar, más allá de buenos resultados y de más posibilidades terapéuticas, en nuevas expectativas para los pacientes. Además, el ASH Meeting 2019 sigue avanzando en nuevos estudios que analizan las posibilidades de tratamiento en pacientes avanzados. ¿Quien iba a pensar hace unos años que un trasplante autólogo de células hematopoyéticas iba a funcionar en pacientes avanzados? ¿Y las terapias CAR-T en distintas neoplasias hematológicas? Los hematólogos de todo el mundo también han respondido a preguntas sobre el acceso a la investigación y su vinculación con las posibilidades socioeconómicas. Pues bien, la demografía y las desigualdades sociales y económicas influyen en la supervivencia de los pacientes. Así se ha demostrado en este ASH que quedará bajo la manga de investigación de la hematología mundial