Premios Fundamed
| jueves, 05 de diciembre de 2019 h |

La ciencia no para nunca. La ciencia avanza y empuja a los países en su camino por la innovación. Sin embargo, la ‘imprecisión’ de un Gobierno parece que está frenando la materialización y la vertebración de la innovación. ¿Dónde está el nuevo Plan de Cáncer? ¿Cómo encajar la medicina genómica y de precisión? Preguntas, en definitiva, que llevan años sin resolverse.

En España se diagnostican casi 80.000 nuevos casos al año de cáncer. Una enfermedad para la que cada vez existen más opciones terapéuticas innovadoras. Pero estas terapias precisan también de un respaldo a través del modelo asistencial.

Innovar es también actualizar la asistencia sanitaria y adaptarla a la nueva realidad. Y sin estos cambios, la investigación no llegará con agilidad a la cama del paciente.

Durante el Congreso Desafío Oncológico, organizado por los oncólogos Vicente Guillem y Carlos Camps, se puso sobre la mesa los avances que están llegando en cáncer. La inmunoterapia, las terapias dirigidas y en definitiva, la medicina de precisión está a las puertas del Sistema Nacional de Salud buscando su entrada más adecuada.

El desafío oncológico pasa por tres aspectos: innovación terapéutica, innovación tecnológica e innovación asistencial. Para las dos primeras, los oncólogos y las compañías farmacéuticas ya están trabajando con grandes resultados. Para la última, la ‘Política’ tiene mucho que decir, y más que hacer.

En la anterior legislatura, el Senado ya comenzó a trazar su Estrategia sobre Genómica con una Ponencia de Estudio en la Cámara Alta. Unos trabajos que coparon casi medio año a más de 50 expertos de todo el sector sanitario. Sin embargo, aunque el Ministerio de Sanidad cogió el testigo, meses después esa realidad no está materializada.

Del mismo modo, el actual Plan Nacional de Cáncer está sin actualizar. A estas alturas nadie duda que los avances en la medicina de precisión serán determinantes en el cáncer. La llegada de las nuevas terapias además de la mejora de la calidad de vida de los pacientes, supone un reto para los sistemas sanitarios. El consenso político, por tanto, con iniciativas constructivas es vital para el desarrollo de esta ciencia.

Dicen los oncólogos que a falta de pasar a la acción, son ellos mismos los que están transformando, a iniciativa propia, la manera de tratar a los pacientes. El Sistema Nacional de Salud tiene que llevar en su ADN la genómica, la medicina de precisión.

Ante esto, la petición está clara: Hace falta que un Gobierno invierta su presupuesto público para mejorar también la salud de los ciudadanos. Eso también es innovar.


El Sistema Nacional de Salud tiene que llevar en su ADN la genómica y por tanto la medicina de precisión