La psoriasis afecta a más de dos millones de personas en España. Junto a su gran impacto visible, genera otro no menos importante e invisible sobre la salud mental y emocional de los pacientes. A su vez esta patología aumenta el riesgo de desarrollar complicaciones adicionales, como artritis psoriásica, diabetes y enfermedades cardiovasculares.

Como sabemos, cada paciente es único desde el punto de vista clínico. Para abordar el diagnóstico y tratamiento de esta enfermedad desde la humanización contamos ahora con el libro ‘Entender la psoriasis desde el Modelo Afectivo-Efectivo’. Y bajo este contexto, GACETA MÉDICA ha comenzado a celebrar los Foros Autonómicos de Psoriasis, con el encuentro virtual de la Comunidad de Madrid como pistoletazo de salida.

Estos foros se celebrarán por cada una de las comunidades autónomas para incidir en el abordaje de esta enfermedad sin perder de vista la humanización en la asistencia sanitaria.

El impacto de la psoriasis a todos los niveles exige un debate sobre la humanización en su abordaje

Precisamente el consejero de Sanidad de la Comunidad de Madrid, Enrique Ruiz Escudero, también protagoniza esta semana la actualidad informativa en este periódico, con su profundo análisis de la realidad en la región. En una entrevista exclusiva, el consejero asegura que la ley de presupuestos permitirá potenciar los recursos humanos allá donde exista la necesidad.

Entre los retos planteados en la materia, subraya como uno de los principales los relacionados con los contratos vinculados a la pandemia. Según sus palabras, la consejería está realizando un estudio detallado centro a centro para incrementar las plazas con los contratos Covid, de manera que puedan quedar el mayor número de profesionales de todas las categorías.

Ruiz Escudero también ha hecho balance de la situación vivida en esta pandemia, y ha destacado, como valor principal, la elasticidad demostrada, condicionada por una patología que ha invadido el sistema sanitario.

Junto a otros muchos temas, el consejero también ha repasado las pinceladas del futuro Plan de Prevención del Suicidio regional, que actuará por dos vías: población general e incorporación de profesionales y más recursos a la sanidad madrileña.

El responsable regional es consciente del ritmo al que se toman las decisiones en una legislatura muy corta: Apenas quedan 20 meses por delante para las siguientes elecciones, lo que exige adoptar medidas rápidas para recuperar la normalidad asistencial, advierte. Un horizonte muy próximo que obliga a avanzar a velocidad de crucero.