Las ocho entidades que forman parte del Foro de Atención Primaria han unido sus voces, un año más, para realizar un llamamiento urgente en aras de reflotar el primer nivel asistencial. Lo han hecho en el contexto del Día de la Atención Primaria, que se conmemora el 12 de abril. El lema elegido este año pone el foco en la atención pediátrica en AP, como garante de la salud integral de la población infantil.

Las dos sociedades que dan voz a los pediatras de atención primaria siguen denunciando que la situación es crítica. “En 2011 un 16 por ciento de los pediatras tenían en su cupo más de 1.250 pacientes asignados. El porcentaje llega hasta el 38 por ciento en 2021”, lamentaba Concepción Sánchez Pina, presidenta de la Asociación Española de Pediatría de Atención Primaria. Eso, en el caso de los niños que tienen la suerte de ser atendidos por un pediatra, puesto que, en muchas comunidades, tal y como han puesto de manifiesto de manera reiterada, gran parte de las plazas de asistencia infantil se cubren con médicos de familia.

Las 200 vacantes en las plazas MIR de medicina familiar y comunitaria del año pasado duelen todavía

En sintonía con su queja, el presidente de la Sociedad Española de Pediatría Extrahospitalaria y de Atención Primaria, Cristóbal Coronel, defendía la necesidad de seguir la ley de las ‘tres R’: retribuciones dignas, reducción real del número de consultas diarias y reconocimiento.

Como nota optimista de este encuentro, la recuperación de un premio que durante muchos años ha quedado desierto, puesto que la organización consideraba que ninguna comunidad merecía un reconocimiento por su implicación con la AP. En esta edición, el Foro ha puesto en valor el esfuerzo de La Rioja en su gestión de la pediatría en el primer nivel. Junto a este galardón, se ha concedido otro premio a la Facultad de Medicina de Salamanca, por ofrecer a sus estudiantes la mejor formación teórico-práctica en pediatría de atención primaria.

A pesar de los aplausos, el pesimismo no ha dejado de planear en el ambiente al recordar que, a partir de este viernes, 14 de abril, comienza la elección de plazas MIR. Los portavoces de sociedades científicas, estudiantes y sindicato coinciden en señalar la inactividad política para evitar que vuelva a suceder el nefasto escenario de la pasada convocatoria.

Las 200 vacantes en medicina familiar y comunitaria duelen todavía. Las medidas extraordinarias, como esa segunda ronda que ampliaba el cupo de extracomunitarios con opción a elegir, no consiguió rebajar sustancialmente la cifra final de plazas libres, que se aproximó a las 170 tras las renuncias en el momento de la toma de posesión. Las posibilidades de que la situación se repita, con 119 plazas más en esta convocatoria, son todas. En las próximas semanas veremos si se cumplen los augurios.