La gestión de las bajas médicas por COVID-19 fue la razón del colapso de los centros de salud en las últimas oleadas de la fase aguda de la pandemia. Mucho tiempo antes, los médicos de atención primaria ya venían denunciando la necesidad de revisar un modelo que añade una carga burocrática monumental en su quehacer diario. Y lo que es más, que no siempre está justificada desde el punto de vista clínico.

A punto de colmar el vaso de la paciencia, que los médicos de familia han demostrado tener casi infinita, el Foro de Médicos de Atención Primaria presentaba esta semana un nuevo modelo que podría transformarlo todo.

Una fórmula ‘libre de papeles’ para que este trámite pueda realizarse en todos los niveles asistenciales y por parte de cualquier especialista. Las ventajas no son solo para los facultativos del centro de salud, sino también, y sobre todo, para los pacientes. Se evitaría así un peregrinaje absurdo de enfermos, o familiares, del hospital al centro de primaria para conseguir el ansiado papel.

En esta reunión, portavoces de todas las sociedades científicas de atención primaria y sindicatos han dicho basta. Han decidido dar un ultimátum a todas las Administraciones públicas y aseguran que a partir del próximo 1 de enero primaria solo asumiría los partes que deriven de su actividad.

Hay una cuestión de fondo bien defendida por Ana Giménez, secretaria de Atención Primaria de CESM, que ha subrayado que, de seguir así, los médicos de familia estarían incumpliendo la ley y se estarían metiendo en problemas.

La norma a la que aluden los médicos de familia es en RD 624/2014, que constata en su artículo dos que el parte de baja debe ser expedido por el médico del servicio de salud que haya efectuado el reconocimiento del trabajador afectado. Aunque históricamente hayan asumido esta labor, insisten, lo cierto que es que la obligación de expedir esos partes en un mismo acto clínico corresponde a todos los profesionales.

Para muestra, un botón. Los portavoces del foro de AP citan como ejemplo el sinsentido de las bajas durante el embarazo. La gestión del subsidio se debe verificar con un informe sobre la situación del embarazo y la fecha probable de parto. ¿Tiene sentido que sea una tarea más en el primer nivel?


También te puede interesar…