Fundaciones de Consejos profesionales: ni pertenecen a los Consejos ni son igual de transparentes

428

Ahora es la Fundación del CGE, pero mañana será la de otro Consejo o Colegio sanitario. Son entidades opacas que se escapan a los controles de las organizaciones profesionales que las amparan, hasta que surgen problemas.

El reciente escándalo denunciado por el Consejo General de Enfermería (CGE) vuelve a poner en entredicho la transparencia de las fundaciones creadas al amparo (supuestamente) de Consejos profesionales. Afirma el CGE que la Fundación Iberoamericana de Ciencias Sociales y de la Salud (FICSSALUD) surge como una “fundación enfermera para dedicarse a causas sociales y sanitarias”.

Preguntar a las enfermeras sobre si quieren una Fundación debería ser el primer paso del CGE.

FICSALUD pertenece a sus patronos y la queja ahora del CGE es que la misma “le pertenece”. Las Fundaciones se rigen por sus estatutos y son sus patronos sus únicos responsables, y ambas cosas han sido aprobadas en su momento por el CGE y los presidentes de los Colegios de Enfermería que lo apoyaron.

El actual CGE denuncia la situación de una Fundación que dice ha creado, pero que son sus patronos actuales los que realmente responden, y no una entidad que la pueda y quiera amparar.

Los orígenes de FICSSALUD

La cuestión es si el propio CGE no puede dedicarse a las causas sociales y sanitarias. Justificaciones de la necesidad de una fundación aparte, FICSALUD y su evolución con distinto nombre es una idea de Máximo González Jurado. El expresidente del CGE se ha caracterizado por su capacidad emprendedora e innovadora. Se daba la circunstancia de que era presidente del CGE en ese momento, pero los patronos de entonces y de ahora son los únicos responsables de la fundación. El CGE podrá amparar antes o después lo que crea conveniente, pero eso no le otorga derecho sobre una fundación, ni entonces, ni ahora.

¿Se han beneficiado las enfermeras de la creación de una fundación? Que les pregunten si ha sido así.

¿Cómo se crea una fundación?

La Fundaciones requieren recursos económicos que deben conseguir sus patronos con los planes que desarrollen. Los vínculos de cualquier fundación se establecen por acuerdos de su patronato y de sus directivas. Son los Consejos los que deben justificar por qué amparan o dotan de fondos a estas fundaciones, y dar cuenta en sus Asambleas. Una fundación toma sus propias decisiones, le guste más o menos a quien las ampara o apoya. Como nombrar patronos, presidentes o llegar a acuerdos.

La paradoja es que el CGE denuncia actividades y decisiones que afectan a una fundación que dice ha amparado. El CGE denuncia que el entonces presidente, Máximo González Jurado, se nombró presidente de la fundación primero y secretario no patrono, después. ¿Y quién le nombró? Los patronos, que pueden hacerlo.

FICSSALUD se crea bajo la batuta del entonces presidente del CGE, y ahora la reclama el actual. Ni antes ni ahora es una fundación que “pertenece” al CGE, sino a sus patronos.

Los controles de una Fundación sólo los ejercen sus patronos, y escapan al control de los Consejos profesionales.

Traspasos patrimoniales. ¿Quién los autorizó?

Si no sorprendió el primer nombramiento (con el que estuvieron de acuerdo los patronos y el propio CGE) el segundo de ellos tampoco debería hacerlo. El funcionamiento y los objetivos de una Fundación sólo le pertenece a la fundación, y está claro que funcionaba, antes y ahora, sin responder al control del CGE. Las quejas ahora son para que el anterior presidente “devuelva” la Fundación al actual CGE. ¿Qué debe devolver exactamente? ¿Se ha autorizado el traslado de “patrimonio de los enfermeros” a la fundación, como afirma el CGE? ¿En qué ha consistido ese traslado y qué miembros del CGE, autorizaron dichos “trasvases patrimoniales”? Entiendo que si los hubo es con la autorización del CGE que los realizó.

Si el CGE quiere que FICSSALUD esté bajo su amparo, deberá convencer a sus patronos. Y si quiere crear otra, estar dispuesto a que vuelva a desvincularse.

La Fundación impulsada por Máximo González Jurado estaba diseñada por él, con una visión y proyecto que avaló el CGE del que era presidente, junto a otros miembros y sus patronos. Lo mejor es que la Fundación de desligue de ningún amparo, y que el CGE y su actual presidente Florentino Pérez Raya, se olviden de ella. El CGE no debería insistir en mantener estructuras que las enfermeras y enfermeros de los distintos Colegios no han solicitado. Porque cuando se crean estas fundaciones, hay que nombrar representantes, manejar recursos y mantener una actividad. Otra cosa es quién se pone al frente, porque esos puestos son codiciados por muchos, son atractivos y con visibilidad.

Máximo González-Jurado y Florentino Pérez Raya

Pero no todos los gestores contribuyen igualmente al desarrollo de las fundaciones que se amparan en Consejos, y FICSSSALUD es un ejemplo. No todos son capaces de impulsar una fundación, y los hay que, simplemente, viven de la estructura sin contribuir a su desarrollo.

Las fundaciones que sí son útiles

Resulta legítimo que una entidad privada cree una fundación, porque son sus socios que lo aprueban, como en las empresas, las cooperativas, las sociedades científicas o las mutuas. Pero en los Consejos y Colegios la necesidad de una Fundación es más que cuestionada. ¿Qué puede hacer una fundación que no pueda hacer el propio Consejo? Absolutamente nada, excepto ser independiente y recibir recursos de quien, voluntariamente, los cede. Una Fundación exige duplicar cargos y asignar recursos, si se concibe como un espejo del Consejo de turno.

Razones de los presidentes a apoyar una Fundación

Cuando un grupo mayoritario de presidentes de Colegios dan el visto bueno a una fundación de estas características, están comprometidos a responder de sus decisiones. Son ellos los que deben explicar lo que les llevó a apoyar dicha fundación en su día.

Las razones para apoyar la creación de una fundación son varias. Entre ellas, por agradar al presidente de turno, porque creen que sus funciones no las puede ejercer el Consejo o porque esperan alguna prebenda en forma de actividad, notoriedad o cargo. Estas fundaciones escapan de los controles más eficaces de gasto y actividad de los Consejos y Colegios sanitarios. Sin duda, la escasa transparencia hace pensar que deberían prohibirse la creación de estas estructuras por parte de los Consejos, en aras de la transparencia.

¿Qué puede hacer una fundación que no haga ya el propio Consejo? Sólo duplicar cargos, tenerse que dotar de presupuesto de otra entidad, y escapar del control del propio Consejo.

La Fundación “apropiada” por los patronos que la crearon

El episodio de la Fundación “apropiada” por un ex presidente es un sainete que muestra cómo está la transparencia de algunas instituciones en sus decisiones, y la creación de una fundación es un buen ejemplo. Haría bien el CGE en no reclamar esta Fundación, si es que alguna vez fue “de las enfermeras y enfermeros”. Si se produce un daño patrimonial, como aseguran en el CGE, deberían explicar desde el propio Consejo qué fondos y con qué intención fueron asignados a dicha Fundación.

Crear estructuras, como las fundaciones, sin el adecuado control, debería prohibirse en los Consejos y Colegios sanitarios

Si se trata de reclamar una pérdida patrimonial, es necesario informar a los Colegios cómo consiguieron los fondos y con qué aprobación contaron. El CGE contó con el apoyo y votos de los presidentes y presidentas de colegios de manera mayoritaria. Ahora toca responder de esas decisiones (si las hubiera) que podrían afectar al patrimonio del CGE. Es muy relevante entrar en el fondo de esta cuestión y dimensionar la mencionada “apropiación” que se denuncia. Esto sí es hacerlo “por las enfermeras y enfermeros” de España.