Premios BiC
| viernes, 02 de noviembre de 2018 h |

El pasado 31 de octubre una delegación de Podemos acudió al Ministerio de Sanidad para comprobar si el ‘espíritu Montón’ seguía dentro del edificio. Lo encontraran o no, lo cierto es que sus ideas permanecen en la nueva titular, María Luisa Carcedo, y los compromisos que comenzaron a fraguarse antes de verano continúan intactos. Habrá más reales decretos para ir derogando, paso a paso, las letras del 16/2012. Primero le tocará el turno a la Cartera de Servicios, que volverá a ser única y, posteriormente, de abordará el capítulo III para diseñar el Fondo de Garantía Asistencial. Pero lo más novedoso es que Carcedo, como también pensaba Montón, está de acuerdo en tomar medidas con las privatizaciones o externalizaciones que se han vivido en el Sistema Nacional de Salud. La semana del 19 de noviembre se reunirán “expertos” tanto del Ministerio como de Podemos para ver qué pueden imitar de la acción que Montón tomó con el denominado Modelo Alzira.

Habrá quien vea en esta reunión una verdadera manifestación de terrores de los que no quieren ni oir. Habrá otros que celebren con entusiasmo la creación de esta comisión. Y también habrá quien quiera poner pausa y atender a los resultados, tanto económicos como en términos de salud, antes de colocar ninguna etiqueta. Lo que sería bueno para los ciudadanos y, por tanto, para el Sistema Nacional de Salud es que las evaluaciones rigurosas se impongan a las entrañas.

Las novedades que emanan del Ministerio no sólo se circunscriben a que el Gobierno vaya asegurando normas con grupos políticos para hacer la vida un poco más fácil en el Congreso de los Diputados. La primera cita de Carcedo con las comunidades autónomas está a la vuelta de la esquina. Será una reunión maratoniana, con 26 puntos a tratar. Pero hay algunos aspectos que serán bienvenidos. El primero es la aprobación, salvo sorpresa de última hora, del calendario vacunal para toda una vida. Un hito sanitario que apuesta por un sistema de prevención como tantas veces se ha demandado. También la cita mirará al futuro cara a cara. El abordaje de la medicina personalizada, en esta ocasión con las terapias CAR-T como protagonistas, será objeto de discusión entre consejeros y Ministerio. Esperemos que acabe con un acuerdo que no ahonde en las ya presenten inequidades que tiene el sistema.