Premios BiC
El Global Madrid | lunes, 20 de agosto de 2018 h |

Si por algo se caracterizó el mandato sanitario de Dolors Montserrat fue por la parálisis legislativa. La ministra de Sanidad, Consumo y Bienestar Social, Carmen Montón, ha debido tomar buena nota, a juzgar por la actividad desarrollada durante el periodo estival, y sin llevar 100 días en el cargo: al borrador de proyecto de Real Decreto para regular la financiación de los productos sanitarios incluidos en la prestación farmacéutica del SNS para pacientes no hospitalizados se ha sumado el borrador de la Orden de Precios de Referencia para el año 2018, cuyos primeros impactos ya han sido estimados. El primero, según FEFE, supondrá una pérdida de margen para todas las farmacias de unos 10 millones de euros anuales, por la asignación de un margen del 21 por ciento para los efectos y accesos comprendidos en el proyecto. El segundo, según la consulta Iqvia, generará una reducción anual un 50 por ciento mayor que la OPR de noviembre de 2017 y supondrá un impacto de 91 millones de euros en el mercado farmacéutico de reembolso.

Orden de precios

El borrador de la orden de precios de referencia ha sido publicado en la web del Ministerio de Sanidad a lo largo del mes de agosto, iniciándose así su trámite de audiencia. Su aplicación generará una reducción anual un 50 por ciento mayor que la OPR de noviembre de 2017, según cálculos de Iqvia que toman como referencia el volumen de unidades vendido entre agosto de 2017 y julio de 2018, y un impacto de 91 millones de euros en el mercado farmacéutico de reembolso. Esta cifra supone una variación de un -1,9 por ciento en el segmento de mercado sujeto a precio de referencia.

La consultora señala que, previo a la aplicación de la OPR, la variación de precios ocurrida en los últimos 12 meses genera una reducción de 120 millones de euros en el valor del segmento de reembolso a PVL, una circunstancia que afecta tanto al seguimiento del mercado de reembolso sujeto a la aplicación de la OPR, con 76 millones de euros, como al segmento de productos no sujetos a precio de referencia, donde la bajada de precios en el último año supone una disminución de 45 millones de euros.

Según Iqvia, el 97 por ciento del impacto de la OPR se concentra en productos no genéricos. En relación al segmento de marcas sujetas al precio de referencia, si a la OPR se añade el efecto del precio actual (variación de precios en los últimos 12 meses), el impacto puede ser de unos 151 millones de euros (-5 por ciento). El efecto negativo sobre el segmento de genéricos puede suponer una disminución de 16 millones de euros.

El borrador de la orden prevé la creación de 19 conjuntos de referencia (del C-508 al C-526) de presentaciones de medicamentos dispensables por oficinas de farmacia a través de receta médica oficial u orden de dispensación. En línea con 2017, el 53 por ciento del efecto conjunto precios + OPR corresponde a estos conjuntos homogéneos de nueva creación y dentro de ellos el 96 por ciento (125 millones de euros) afecta a productos no genéricos. No obstante, la consultora recalca que sólo en 5 de ellos la definición de un precio de referencia “tiene un efecto real de reducción del valor y supone casi el 50 por ciento del impacto total de la aplicación de la OPR”.

Otras claves de este borrador son los conjuntos hospitalarios de nueva creación (los enumerados del H-129 al H-147) o los 32 conjuntos que han sido suprimidos por dejar de cumplir los diversos requisitos exigidos para su establecimiento. En el caso de dos, no existen presentaciones comercializadas; para otros nueve sólo existe una única presentación comercializada y para 16 no existe comercializado un medicamento distinto del original y/o sus licencias. Los últimos cinco se han transformado en un nuevo conjunto hospitalario, al pasar a este uso todas sus presentaciones.

Productos Sanitarios

En cuanto al proyecto de Real Decreto sobre los productos sanitarios, carece de memoria económica, algo que, según la Federación Empresarial de Farmacéuticos Españoles, perjudica “la más elemental trasparencia” y obliga a los sectores afectados a “calcular el impacto a través de encuestas”. Es por ello que, en su último Observatorio, la patronal ha realizado un estudio pormenorizado de las recetas correspondientes a lo que hasta ahora se incluía bajo la denominación de “Efectos y Accesorios”, llegando a la conclusión de que suponen entre el 8 y el 9 por ciento de todo el gasto financiado a través de recetas.

Según sus conclusiones, el borrador del Ministerio afectará a unos 14,2 millones de recetas y supondrá la bajada del margen de los productos sanitarios al 21 por ciento, lo que se traduce en una pérdida de unos 10 millones de euros anuales a todas las farmacias. “Aproximadamente, 500 euros por farmacia y año”, resalta FEFE, que también resalta que el proyecto no afecta a otros productos dispensados con receta que tampoco pueden incluirse como medicamentos de fabricación industrial, como las fórmulas magistrales, los dietoterápicos y en algunas comunidades autónomas las tiras reactivas.

Otras conclusiones del estudio de FEFE son que el conjunto de productos no considerados medicamentos de carácter industrial suponen del 8 al 9 por ciento de toda la prestación farmacéutica; que los absorbentes de incontinencia (con un margen ya reducido) suponen unos 266,5 millones de euros y que las fórmulas magistrales y los productos dietoterápicos (no incluidos en el proyecto de real decreto) suponen 12,6 millones de recetas y unos 530,6 millones de euros. Por último, este Observatorio destaca que la cifra de gasto de productos sanitarios de los hospitales, que proporciona el Ministerio de Hacienda, “es unas 10 veces mayor que la del gasto en recetas”.