| viernes, 27 de septiembre de 2019 h |

Dicen que los extremos se tocan, y en el caso de Reino Unido, en el breve espacio que existe a ambos lados de la excesivamente tensada cuerda política, se encuentra atrapada, encajonada, anonadada, la industria farmacéutica innovadora. Con la incertidumbre aún exacerbada que plantea el Brexit duro que defiende Boris Johnson, la decisión del Partido Laborista de abrazar un giro a la izquierda ante la perspectiva de otras elecciones al Parlamento británico ha llevado a plantear un dilema sin precedentes: proteccionismo frente a licencias obligatorias… Sea como sea, un escenario que, si no se gestiona con mesura, sólo puede conducir a pérdidas catastróficas.

Cerrar las puertas y las ventanas para mirarse el ombligo puede ser tan contraproducente como agarrar el martillo y derribar sin miramientos todos los muros que sostienen una estructura arquitectónica cuidadosamente levantada a lo largo de décadas. No es exagerada la reacción de la ABPI al discurso de Jeremy Corbin. Las propuestas incluidas en la hoja de ruta sanitaria de los laboristas son inéditas en un país de las condiciones socio-económicas de Reino Unido y socavarían por completo el sistema de desarrollo de medicamentos. En un mundo globalizado, esta señal, enviada por quien hoy es líder en innovación, enviaría el peor de los mensajes, además de hacer incompatible la investigación en Reino Unido.

Corbin parece olvidar que buena parte del éxito del sector farmacéutico británico ha venido de un apoyo administrativo y regulatorio que se ha situado, por méritos propios, a la cabeza del mundo. La capacidad del sistema sanitario británico de innovar, evaluar y medir, mimando el acceso y la sostenibilidad tanto como el apoyo a la innovación, ha sido y es a la par mencionado, admirado —y seguido por quien puede— en todo el mundo. La preocupación por los precios es global, pero la respuesta nunca puede ser la destrucción del sistema.

Cerrar puertas y ventanas puede ser tan perjudicial como derribar los muros que sostienen una estructura levantada durante años