Premios Fundamed
Santiago de Quiroga Presidente Editor de EG | viernes, 16 de diciembre de 2016 h |

Podríamos calificar de agridulce la sensación que ha debido tener el Gobierno y la Consejería de Salud de la Junta de Andalucía en estos días. El apoyo de la sentencia del Tribunal Constitucional en torno a las competencias de las subastas de medicamentos, que desde el Ministerio afirmaban eran estatales, ha resultado una bofetada a las pretensiones de Madrid de mantener una política farmacéutica única, en materia de genéricos y de mercado. La Consejería de Salud de la Junta de Andalucía sale bien parada tras la sentencia que le da la razón, y le supone un balón de oxígeno que puede ser inspirador para otras CC.AA en lo que sería una extensión del modelo. Castilla-La Mancha se ha apresurado a decir que ahora lo ve con buenos ojos. Extremadura y Canarias la podrían seguir.

Tras la parte dulce para la Junta de Andalucía del aval del TC, se encuentra el revés sufrido con la aprobación de una moción aprobada (de manera inédita) por PP, C’s y Podemos. La moción propone la creación de una mesa que aborde las subastas, aunque también quieren hacer lo propio con ATEs y Biosimilares. Un grupo de trabajo que va a analizar, en definitiva, la actual política farmacéutica que quiere plantear la Junta de Andalucía, por lo que va a ser clave las conclusiones de dicho grupo de trabajo. La moción contó con los votos en contra del PSOE y de IU.

Después de cinco años tras la llegada de la selección pública de medicamentos, parece que la recta final camina directa al modelo, aunque antes deberá resolver los desabastecimientos, el principal problema y la única causa de que Podemos haya votado a favor de la moción presentada por el PP, que contaba con el apoyo de C’s. La oposición de PP y C’s a las subastas es bien conocida. En numerosas ocasiones, farmacia, asociaciones de pacientes y el sector de los genéricos han explicado sus razones. La cuestión competencial ha sido el camino que el Ministerio escogió para evitar un mercado español fragmentado y la potencial inequidad derivada de una distinta disponibilidad de medicamentos, aunque se tratara de los mismos principios activos. La cuestión de la adherencia terapéutica ante cambios de cajas, ya sea por nuevos concursos o por la frecuente falta de stock en algunos de ellos, han sido las principales quejas de los pacientes. Por su lado, el sector del genérico, que se agrupa en España bajo su patronal Aeseg, esgrime que es difícil competir únicamente en precio. Como telón de fondo, la traspocición de la directiva europea sobre concursos de la administración pública: el precio no debe ser el único criterio, y otras cuestiones como la garantía de suministro deben ser valoradas.

¿Será capaz la directiva europea de frenar las subastas tras el aval del TC? Como se trata de cuestiones distintas (competencias territoriales vs criterios de una licitación pública) la trasposición de la directiva europea no es cuestionable y es de obligado cumplimiento por los estados miembros. Pero algunos afirman que “no es aplicable” la traspocición ya que las subastas entran dentro del ámbito de la política farmacéutica. En estos momentos, sólo una cosa es segura: las subastas van a cambiar porque lo quiere una mayoría del arco parlamentario andaluz, pero no se sabe con claridad el modelo final que acabe con el desabastecimiento.

Euforia en la Consejería de Sanidad andaluza tras el aval del TC a las subastas. El desabasteci-miento, sin resolverse

Seguiremos la pista…

La sentencia del TC sobre las subastas aclara la cuestión de competencias ministeriales vs autonómicas. Pero las subastas de medicamentos requieren de otros abordajes, también jurídicos.

Los Genéricos necesitan un Pacto de Estabilidad y poner sobre la mesa su agenda, o el panorama puede ser muy desalentador.

La ministra Dolors Montserrat entra con buen pie en el Congreso, en su primera toma de contacto. La prueba de fuego: el 20D en la Comisión de Sanidad.

Agustín Rivero entra en el grupo de los imprescindibles. el complejo RD de Precios y Financiación, el innovómetro o la negociación conjunta de precios con Portugal le impiden irse. ¿Accederá?

Menos de 800 Farmacias con SPD de Andalucía aceptan servir a residencias por 20€ por paciente y mes.