Premios BiC

Durante ASCO 2020, BMS ha presentado novedades dirigidas a hacer frente a tumores sólidos y hematológicos en 28 tipos de cáncer. Como destaca el director médico de la compañía, José Cabrera, “se ha destacado el papel de la medicina de precisión, que puede ayudar en la selección de terapias óptimas para los pacientes de acuerdo a la biología de la enfermedad”.

P. ¿Cuáles son las principales conclusiones del estudio CheckMate 9LA?

R. El estudio ha aportado datos esperanzadores para los pacientes de cáncer de pulmón no microcítico puesto que se ha extraído la conclusión de que nivolumab más ipilimumab, administrados de forma conjunta con dos ciclos de quimioterapia, mejoran la supervivencia en primera línea en un seguimiento a tres años. Esto es de suma importancia tanto para los pacientes como para la lucha contra este cáncer ya que evidencia el potencial de la administración dual de tratamientos de inmunoterapia en tumores con escasas alternativas hasta hace unos pocos años.

P. ¿Qué novedades se han producido en el tratamiento de la leucemia mieloide aguda? ¿Y en pacientes con carcinoma de células renales resistentes a inmunoterapia?

R. En cuanto al tratamiento de la leucemia mieloide aguda, los resultados clínicos del estudio QUAZAR AML-001 han demostrado que el agente de investigación CC-486 es capaz de prolongar la vida de los pacientes con LMA recién diagnosticada, y que han logrado la remisión con quimioterapia de inducción intensiva, una mediana de dos años (24,7 meses) frente a los 14,8 meses de aquellos que recibieron placebo. Por otro lado, se han presentado nuevos datos en pacientes con carcinoma de células renales y análisis de biomarcadores asociados a nivolumab e ipilimumab o nivolumab en monoterapia en este tipo de cáncer.

P. Otras terapias avanzadas como las CAR-T, también han mostrado resultados muy prometedores. ¿Qué papel juega junto a los moduladores celulares, en el tratamiento del mieloma múltiple?

R. En este sentido, se ha presentado una primera revelación de los datos clínicos de CC-92480 (un nuevo agente Modelador Celular o CELMoD) en combinación con dexametasona en pacientes con mieloma múltiple recidivante y refractario. Los resultados demuestran un liderazgo sostenido en el mieloma múltiple que sugieren la degradación dirigida de proteínas como un posible abordaje de tratamiento. Además, los enfoques basados en medicina de precisión explorarán cómo la información aportada por biomarcadores puede ayudar en la selección de terapias óptimas para los pacientes de acuerdo con la biología de la enfermedad.

P. ¿Qué destacaría del encuentro de este año?

R. En la reunión de este año, BMS ha subrayado varios puntos: su estrategia dentro de su programa de desarrollo en neoplasias malignas sólidas y hematológicas, la dedicación de la compañía en la medicina de precisión y su compromiso de ayudar a aportar una mejora en los resultados terapéuticos a largo plazo mediante tratamientos potencialmente revolucionarios, como es el caso de la inmunoterapia aplicada al cáncer.

P. Cada vez se conoce más al detalle la biología de la enfermedad en cada caso…

R. La medicina personalizada está permitiendo establecer las estrategias terapéuticas más eficaces para cada paciente desde prácticamente el momento del diagnóstico. Esto quiere decir que se seleccionan los tratamientos, bien en combinación o en monoterapia, más eficaces o con mayor probabilidad de eficacia para tratar a según qué paciente y según qué tipo de cáncer de acuerdo al concepto genético del mismo. Así, entendemos el cáncer no como una enfermedad, si no como varias enfermedades muy diferentes entre sí, incluso siendo del mismo tipo.

P. ¿Qué objetivos tiene BMS en el área de oncología a corto, medio y largo plazo?

R. El objetivo de nuestra investigación es aumentar la calidad de vida de los pacientes, la supervivencia a largo plazo y hacer que la curación sea una posibilidad. Así, aprovechamos nuestra profunda experiencia científica, tecnologías de vanguardia y plataformas de descubrimiento para desarrollar y aportar nuevas terapias para pacientes. Ese es nuestro máximo objetivo. Y gracias a nuestra innovación en inmuno-oncología, hemos logrado cambiar las expectativas de supervivencia en muchos tipos de cáncer.

Por otro lado, también estamos explorando diferentes vías del sistema inmunitario para abordar interacciones entre tumores y el microambiente tumoral para ampliar aún más los avances, y ayudar a más pacientes a responder al tratamiento. Combinar estas estrategias es clave para aportar nuevas opciones para el tratamiento del cáncer y abordar el problema creciente de la resistencia a la inmunoterapia. Nuestro objetivo, sin duda, es transformar la vida de los pacientes a través de la ciencia.


Noticias relacionadas: