Premios BiC
El Global Madrid | martes, 11 de octubre de 2016 h |

Con el objetivo de intercambiar opiniones para el mejor manejo de los pacientes con fibrilación auricular no valvular (FANV) y sobre cómo mejorar el acceso a los anticoagulantes de acción directa (ACODs) para reducir las cifras de ictus derivadas de esta enfermedad, se ha organizado en Madrid la reunión “Actúa FANV”, con el impulso de la alianza Bristol-Myers Squibb y Pfizer, en la que han participado más de 200 expertos de Cardiología, Hematología, Neurología, Medicina Interna y Atención Primaria.

Durante la sesión, José Luis López Sendón, jefe del servicio de Cardiología del Hospital Universitario de La Paz, ha expuesto la evolución en los tratamientos de personas con FA para prevenir los ictus y embolias, con la llegada de los anticoagulantes de acción directa (ACODs), como apixaban. Este último, tal y como ha señalado, “ha demostrado ser más eficaz que la warfarina y la aspirina en la prevención de las embolias sistémicas, disminuyendo los eventos hemorrágicos asociados con la anticoagulación (presenta el mismo riesgo de sangrado mayor que la aspirina) e incluso mejora del pronóstico: en uno de los estudios se observó una menor mortalidad a largo plazo en comparación con warfarina”.Así mismo, ha explicado las importantes barreras encontradas para su empleo y ha reflexionado sobre las posibles soluciones para mejorar el acceso de los pacientes a los ACODs.

Datos en vida real

Por su parte, Vicente Bertomeu, jefe del servicio de Cardiología del Hospital Universitario Sant Joan de Alicante, ha apuntado que, al igual que en los ensayos clínicos, “los nuevos datos en vida real demuestran que los ACODs son más seguros que los 2 AVK, lo cual contribuye a poner en duda la preferencia por estos últimos y las barreras administrativas que existen en España para su prescripción”.

En este sentido, Inmaculada Roldán, cardióloga del Hospital Universitario de la Paz y coordinadora del Grupo de Trombosis Cardiovascular de la Sociedad Española de Cardiología, ha resumido alguno de los datos de vida real más relevantes presentados por la alianza BMS-Pfizer en el reciente Congreso Europeo de Cardiología: “Los datos del mundo real nos confirman la efectividad y la mejor seguridad de los anticoagulantes directos sobre los antivitamina K”, apunta. Especialmente, ha subrayado su conveniencia de uso en ancianos, segmento de población en el cual apixaban tiene el mejor perfil de seguridad en pacientes mayores de 75 años.

No obstante, tal y como ha alertado, en España sigue siendo predominante el uso de los AVK: “Actualmente, en el mundo, se ha invertido el empleo de anticoagulantes directos y AVK a favor de los primeros, con más del 43 por ciento. Nuestro país está aún muy lejos de un uso adecuado, con un porcentaje del 24 por ciento de utilización, menor incluso en comunidades importantes como Madrid, donde se encuentra sólo en el 17 por ciento”.

Por último, Iñaki Lekuona, jefe del servicio de Cardiología del Hospital de Galdakao, ha subrayado el beneficio clínico de los ACODs y su reflejo en la sostenibilidad del sistema.