Enrique Campillo Madrid | martes, 06 de junio de 2017 h |

Desde el sector médico se señala que puede que haya que cambiar el sistema a la hora de abordar el VIH e interactuar con otros profesionales sanitarios como nutricionistas, piscólogos o farmacéuticos. Una reflexión que coincide con la aprobación, hace una semana por parte de las cortes valencianas, de una PNL para acercar los test de VIH a las farmacias. Decisión, por cierto, no exenta de polémica, pues desde Ciudadanos apuntaban que los farmacéuticos no estaban preparados para ello.

Antonio Antela, médico del Hospital Universitario de Santiago de Compostela afirmaba que “sin duda es positivo que el farmacéutico se implique. Creo que ofrecer la prueba desde distintos entornos, no necesariamente clínicos, amplia la oferta a la población y eso es bueno. Las pruebas rápidas tienen una altísima sensibilidad y especificadad eso significa que rara vez vamos a tener un resultado positivo que no lo sea o al contrario. Sin embargo estos test no son suficientes para establecer un diagnóstico. Se tiene que confirmar con las pruebas clásicas, pero sí son suficientes para que la persona vaya a atención sanitaria si se confirma que es positivo”, señalaba Antela. Asimismo indicaba que “los farmacéuticos están preparados para realizar los test, sólo necesitan saber interpretar el resultado de una prueba y saber aconsejar a la persona qué tiene que hacer a partir del resultado de la misma”.

Por su parte, José Ignacio Bernardino, médico del Hospital Universitario La Paz, en Madrid, resaltaba que “el problema es que desde muchos aspectos se ve que las farmacias están fuera de lo que es el equipo de atención porque se ven como un negocio o un comercio donde compras y vendes. Las farmacias tanto la hospitalaria como la comunitaria son un elemento clave dentro del SNS. Muchas veces es más fácil que la gente acceda a los autotest en las farmacias que en el hospital. Cualquier estrategia es válida siempre y cuando nos de un diagnostico precoz”.

Estas declaraciones se produjeron en el marco de un curso de formación organizado por Gilead, centrado en el VIH, sus necesidades médicas no cubiertas y el manejo a largo plazo, que se celebró el lunes 5 de junio en la Asociación de la Prensa de Madrid.