Premios BiC
Encarnación Cruz asume la Dirección General de Cartera Básica del SNS y Farmacia tras la anunciada renuncia de Agustín Rivero
| 2017-05-05T13:32:59+02:00 h |

Encarnación Cruz se ha convertido en la nueva directora general de Farmacia. La ministra Dolors Montserrat completa así el organigrama del Ministerio de cara a poder trabajar con las personas que la acompañarán en esta legislatura. El sector reclamaba el relevo, el propio Agustín Rivero lo deseaba y la solución se ha encontrado en la subdirectora general de Farmacia del Servicio Madrileño de Salud. Experiencia, toda. Conocimiento, amplio. Disposición, asegurada.

Cruz llega en un momento clave y con mucho por decidir. Lo positivo es que las cuestiones que encontrará encima de la mesa no le serán desconocidas ni mucho menos y sabrá afrontar desde su nueva posición los retos a los que se enfrenta el sistema. Lo mejor del nombramiento quizás sea esto, su preparación y el conocimiento atesorado en todos los años en los que ha estado al frente de la farmacia madrileña.

Respira tranquilo el sector ante la decisión de la ministra sobre todo por tener un interlocutor sin fecha de caducidad de cara a reconducir los asuntos pendientes y con la mayor brevedad posible ya que no le serán desconocidos ninguno de los temas que se puedan plantear.

Agustín Rivero podrá tomar distancia tras unos meses de incertidumbre en los que no se terminaba de decidir el nombre de quién le sustituiría. El legado está sobre la mesa y la colaboración en el traspaso de poderes será máxima. Cruz dispondrá de una de esas copias numeradas y con marca de agua del RD de Precios y Financiación que tan celosamente ha distribuido Rivero entre unos pocos elegidos. Es entonces cuando la nueva directora general podrá decidir qué hace con un texto muy esperado por todos y que tiene que resolver cuestiones clave y de suma importancia de cara al desarrollo futuro del sector sanitario.

La innovación, el acceso a la misma y su incorporación al sistema será un tema crucial. El punto de vista de Cruz, hasta ahora actuando más como pagadora, tendrá que mutar hacia un papel más de regulador. La experiencia previa le servirá de ayuda, es evidente, pero tendrá que tener esa perspectiva del gobierno central, encargada de incorporar al arsenal terapéutico todas las innovaciones que irán llegando de cara a mantener la calidad y la eficacia del Sistema Nacional de Salud.