Premios Fundamed
El Global Madrid | jueves, 15 de septiembre de 2016 h |

La industria farmacéutica asentada en España invirtió 1.004 millones de euros en proyectos de investigación y desarrollo durante 2015, según reflejan los resultados de la Encuesta sobre Actividades de I+D elaborada por Farmaindustria. Los más de mil millones suponen un incremento del 5,7 por ciento con respecto a la cifra de 2014 (950 millones de euros), lo que representa el mayor incremento interanual de los últimos siete años, según la patronal.

La encuesta constata que en 2015 ha habido un ligero repunte del personal empleado en I+D (un 1,1 por ciento más que en 2014), que constituye una fuente de empleo estable, diverso (aproximadamente dos tercios de los ocupados en este campo son mujeres) y de alta cualificación (el 86 por ciento son titulados superiores).

Colaboración público-privada

416 millones de euros se destinaron a contratos de investigación con hospitales, universidades y centros de investigación, lo que se denomina I+D extramuros. Esta partida se ha visto incrementada en casi un 9 por ciento con respecto a 2014, y representa el 41 por ciento de la inversión total de I+D de la industria farmacéutica. Esta inversión convierte a la industria farmacéutica en el principal impulsor de la colaboración público-privada biomédica en nuestro país, con una inversión que, aunque liderada por Madrid y Cataluña, se reparte por todas las autonomías, apunta la patronal.

La investigación intramuros alcanzó los 588 millones de euros, alrededor del 59 por ciento de la inversión total. El mayor porcentaje de estas inversiones se llevó a cabo en Madrid (47 por ciento) y en Cataluña (41 por ciento); el 12 por ciento restante se realizó en otras comunidades o en el extranjero.

En cuanto a las partidas de gasto invertidas en I+D, la principal fue la dedicada a ensayos clínicos, con algo más de 495 millones de euros. Cabe destacar que la inversión en este campo ha aumentado a un ritmo medio anual del 4,3 por ciento en los últimos 10 años, pasando de 324 millones de euros en 2005 a los 495 millones de euros en 2015.