Premios Fundamed
La puesta en marcha de un nuevo modelo de financiación de la innovación supone el comienzo de un camino que debe concluir con un cambio de paradigma
| 2018-02-09T14:32:00+01:00 h |

El Ministerio de Sanidad ha movido ficha en cuanto a la financiación de la innovación y ha diseñado junto a las Comunidades Autónomas un nuevo modelo de que medirá los resultados de los fármacos de alto impacto social en vida real y se someterá a revaluaciones periódicas conforme a esos resultados. La primera prueba del modelo se realizará a partir del uno de marzo con un medicamento para Atrofia Muscular Espinal llamado Spinraza, comercializado por Biogen. El necesario cambio de paradigma en cuanto a la fijación de precios hace que este tipo de iniciativas se valoren muy positivamente por prácticamente todos los agentes sanitarios involucrados en el proceso de toma de decisiones. Emprender el camino de la medición de resultados es emprender el camino de la sostenibilidad, del pago por el valor real. Y hay que ir mucho más allá y aprender de lo anterior, de los nuevos modelos y afrontar el futuro con una idea clara de hacia donde se tiene que ir. La necesaria colaboración de la industria farmacéutica es más que evidente y demuestra el compromiso adquirido para asegurar la sostenibilidad de los sistemas sanitarios. Es evidente que la innovación futura supone un reto en cuanto a su incorporación, pero también es notorio el esfuerzo que se está realizando para buscar las fórmulas que hagan falta para poder poner a disposición de los pacientes el más completo arsenal terapéutico sin necesidad de que se tambaleen las estructuras sanitarias.

Ese esfuerzo tiene que verse acompañado por medidas más estructurales que incidan en solucionar las ineficiencias del SNS y no busquen solo incidir en el área del medicamento, un apartado sobre el que cada vez es más complicado actuar.

De la última medida puesta en marcha por el Ministerio de Sanidad hay que destacar también que se ha puesto en marcha con el concurso de las comunidades autónomas, lo que todavía legitima más la propuesta y la convierte en un ejemplo del deseado cambio de paradigma en cuanto a los mecanismos de fijación de precios. Iniciado el camino, conviene apoyar la iniciativa y desear que se vayan sumando más acciones de este tipo.

El nuevo modelo se ha puesto en marcha tras consultar a las CC.AA, algo que le da todavía más valor