Premios Fundamed
El Global Madrid | lunes, 21 de octubre de 2019 h |

El Consejo Asesor para la Financiación de la Prestación Farmacéutica alerta, en sus recomendaciones realizadas al Plan de Acción para fomentar la utilización de los medicamentos reguladores de mercado del SNS: medicamentos biosimilares y medicamentos genéricos, de las posibles “consecuencias negativas” que se darían si finalmente se adoptase la subasta por descuentos incluida en dicho plan.

La propuesta, explican desde el organismo, “no está suficientemente detallada”. Desde el punto de vista del Consejo Asesor, no está claro “cuáles son las consecuencias en términos de cuota de mercado que absorbería el ofertante del descuento, ni su calendario”. Por ello, consideran que excluir de la financiación a todos los medicamentos con un precio superior “puede tener consecuencias negativas y dista de lo que sucede en los demás Sistemas de Precios de Referencia (SPR) europeos”. También, especifican, “pueden producirse reacciones estratégicas de las empresas que frustren la medida”.

No obstante, el texto emitido por el Ministerio de Sanidad tras valorar estas recomendaciones, sigue apostando por este modelo. Este, establece la introducción de medidas que flexibilicen la creación de conjuntos de referencia y promuevan la competencia, creando un precio más bajo que el precio actual. Es decir, crear un sistema de subastas por descuento mediante un precio más bajo que el de referencia, que será voluntario. Gracias a él, dispondrán de la ventaja competitiva en el momento de la dispensación.

Por otro lado, el Consejo Asesor, comparte la idea de que el sistema nacional de salud debe ser beneficiario de una parte de los descuentos que consigan las farmacias de los comercializadores de genéricos; sin embargo, apuntan, “otra parte debería quedar para ellas para incentivar su utilización”. Un punto intermedio al planteado por Sanidad, que aboga porque el SNS se haga con el cien por cien de estos descuentos.

Intercambiabilidad

En cuanto a la intercambiabilidad de biosimilares. El órgano asesor aboga por fijar unas “condiciones generales de implantación de la intercambiabilidad a nivel nacional, para armonizar este proceso a nivel asistencial”. De este modo, apunta el Consejo Asesor, “el intercambio se establecería a nivel asistencial, de acuerdo con estos criterios establecidos a nivel nacional, en las comisiones farmacoterapéuticas en el ámbito de atención primaria u hospitalaria, según el caso, como órgano asesor institucional”.

La selección de biosimilares, señala desde el organismo, “se realizaría a través de procedimientos de compras de acuerdo con la decisión por el órgano asesor Comisión de farmacia y terapéutica en el ámbito hospitalario”. En el ámbito de atención primaria, apuntan, “se refuerza la idea de que las decisiones de la Comisión de farmacia y terapéutica se implementen a través de los sistemas de prescripción electrónica”.

Con todo, el equipo de expertos asesores considera que el plan podría beneficiarse si se incorporasen “aportaciones de otros colectivos profesionales o agentes sociales que hasta ahora no se han considerado”.