Premios Fundamed
Alberto Cornejo Madrid | jueves, 25 de octubre de 2018 h |

Cierre total de filas del Colegio Oficial de Farmacéuticos de Madrid y del Ayuntamiento del El Boalo en torno a la farmacéutica de esta localidad que ha visto como la Consejería de Sanidad prohibía su servicio de atención farmacéutica domiciliaria a seis mayores del municipio. Incluso, el presidente del COF de Madrid ha pedido al consejero de Sanidad regional, Enrique Ruiz Escudero, en el marco de una reunión mantenida este 25 de octubre, el “restablecimiento inmediato” de este Programa de Ayuda al Mayor ‘clausurado’ tras una denuncia de la enfermera de la localidad (pero articulada por el Colegio de Enfermería de Madrid).

En una rueda de prensa conjunta del presidente del COFM, Luis González, el alcalde de El Boalo, Javier de los Nietos, y la farmacéutica prestadora del servicio, Lucrecia Gutiérrez, las tres partes han incidido en que esta actividad no solo es legal, sino útil, necesario “y digno de copiar por otros municipios”, ha destacado González. En lo puramente legal, González ha manifestado que al margen de que paralelamente se esté tramitando —con el apoyo del Gobierno regional— una nueva Ley de Farmacia que promueve la Atención Farmacéutica Domiciliaria, “el propio convenio de colaboración y concierto entre la Consejería y el COF de Madrid ya habilita para realizar esta actividad”, asegura González. Por ejemplo, el artículo 4.2 que alude a la posibilidad de establecer programas específicos de atención farmacéutica y seguimiento farmacoterapéutico. Sin embargo, en la resolución de la Dirección General de Ordenación e Inspección se argumenta la orden de cese de la actividad en que “no es una actividad que permita el actual convenio de colaboración”.

Precisamente, el COFM asegura “no encontrar” en la carta remitida por la Administración “ningún fundamento jurídico que impida seguir trabajando a la farmacéutica que presta este servicio”. Además, “el Ayuntamiento tiene potestad para fijar estas actuaciones y se trata de un acuerdo entre dos partes”, ha insistido González para recalcar que “no ha lugar al cese de actividad”. Respecto a la queja de Enfermería sobre este servicio y su posterior resolución, el presidente del COF de Madrid lo califica de “despropósito y desacierto”.

Más duro ha sido incluso el alcalde de El Boalo respecto a la queja de la única enfermera que trabaja en el centro de salud de este pequeño municipio: “es una denuncia falsa”. De los Nietos asegura asimismo que la Consejería “también miente” en su resolución “al decir que hay una injerencia y que el centro de salud no conocía el proyecto”. “Este programa no solo es desarrollado por el Consistorio, sino conocido y coordinado por el centro de salud”, ha asegurado el alcalde además de denunciar que la Consejería “nunca ha llegado a contactar con el Ayuntamiento para interesarse por el Programa”. Cabe recordar que el Ayuntamiento financia parcialmente este servicio —según la renta de cada paciente adherido— y que las inclusiones de pacientes pueden ser a propuesta del propio Ayuntamiento, del centro de salud, de la farmacia… O a petición del propio paciente.

Precisamente, el alcalde ha recordado que son los propios ciudadanos los que reclaman la continuidad del servicio, dado que se trabaja con presupuestos participativos y son los propios habitantes los que han dado pie a que se incluya una nueva partida para este Programa cara a 2019. “Desde fuera del entorno rural es muy fácil decir cómo se tienen que hacer las cosas; pero este programa no solo contribuye a la mejor salud de nuestros mayores, sino que lucha contra el aislamiento, la soledad y la despoblación”, ha recalcado De los Nietos amén de alabar el “trabajo ejemplar” de los farmacéuticos de El Boalo.

Preguntado al respecto, De los Nietos asegura que la enfermera ejerciente en El Boalo que originó esta denuncia “jamás” se ha puesto en contacto con el Consistorio para hablar sobre este programa o buscar puntos de encuentro “ni nunca se ha ofrecido para realizar estas visitas a los domicilios que realiza Lucrecia (la farmacéutica), ni antes ni después de la denuncia”. Por ello, actualmente los pacientes inscritos en el Programa no reciben ningún tipo de atención domiciliaria, tras no permitirse a la farmacéutica continuar con su labor, como así aseguraba esta profesional a EG.

Por todo lo anterior, y paralelamente a la petición de que se restablezca el servicio, el COF de Madrid y el Ayuntamiento prestarán amparo jurídico a la farmacéutica de El Boalo.