Premios Fundamed
Alberto Cornejo Oviedo | lunes, 27 de noviembre de 2017 h |

Tal como informó EG, Asturias será la nueva comunidad autónoma en incorporarse al proyecto de interoperabilidad de la receta electrónica del SNS. Lo hará este mes de diciembre, como así lo ha confirmado el consejero de Salud regional, Francisco del Busto, si bien en una fecha aún por concretar. Ahora bien, según indican a EG desde la Consejería astur, se espera la certificación del sistema de conexión por parte del Ministerio de Sanidad para estos últimos días de noviembre, por lo cual ya solo faltaría la elección de un día concreto para oficializar su entrada.

Con la incorporación de Asturias, se alcanzará la decena de regiones integradas en este proyecto que estrenaron en 2015 Extremadura y Canarias y al que se han ido incorporando desde entonces Castilla-La Mancha, Navarra, Galicia, Comunidad Valenciana, Castilla y León; Aragón y La Rioja. En el caso astur, “su implantación dará un servicio de más calidad al usuario, que podrá desplazarse a las comunidades autónomas participantes sin necesidad de llevar los fármacos recetados para periodos largos ni acudir a otros centros sanitarios para la emisión de recetas”, ha explicado Del Busto.

La inclusión de diez CC.AA en este proyecto permite situarse muy cerca de la cifra de 10.000 oficinas de farmacia participantes en la interoperabilidad (9.923, en concreto, sumando las 455 existentes en el Principado), si bien todavía por debajo de la mitad de la red nacional formada por 21.968 establecimientos (solo un 45 por ciento). Respecto a los pacientes, tan solo cerca del 40 por ciento de españoles tiene la posibilidad actualmente de retirar su medicación prescrita electrónicamente en alguna región —si bien no todas— distinta a su lugar de residencia, como puso de manifiesto un reciente análisis de este periódico.

Cabe recordar que el cronograma de este proyecto de interoperabilidad de e-receta del SNS presenta un sistemático retraso respecto a las previsiones del Ministerio de Sanidad y que, tras incumplimientos pasados, ahora pasaban por lograr la plena interoperabilidad en este 2017 o principios de 2018. Unos vaticinios que, al menos respecto a 2017, serán imposibles de cumplir, ya en plena ‘despedida’ de ejercicio.

Tras la incorporación de Asturias, la próxima región en unirse a la interoperabilidad podría ser País Vasco. Su consejero de Sanidad, Jon Darpon, ya ha anunciado que los pacientes de esta autonomía podrán retirar su medicación en otras CC.AA a partir del primer trimestre de 2018. No obstante, los expertos siguen recordando que la verdadera prueba de fuego de este sistema tendrá lugar cuando entren a formar parte de él las ‘grandes’ regiones —por cifra de habitantes y red de farmacias— como Comunidad de Madrid, Cataluña y Andalucía.