Gaceta Médica Barcelona | viernes, 21 de octubre de 2016 h |

Un nuevo ensayo clínico demuestra que el condroitín sulfato (CS), de Bioibérica, es igual de eficaz que celecoxib y superior a placebo en la reducción del dolor y la mejora de la discapacidad funcional en pacientes con artrosis de rodilla. Se trata de un estudio en fase 3, multicéntrico, aleatorio, doble ciego y de tipo doble dummy denominado Concept (ChONdroitin vs Celecoxib vs Placebo Trial), que se ha presentado en el simposio organizado por Bioibérica e IBSA en el 4º Congreso Mundial de Debates y Consensos de Enfermedades Óseas, Musculares y Articulares (BMJD) de Barcelona. En él han participado 604 pacientes de 16 centros de Bélgica, República Checa, Italia, Polonia y Suiza con artrosis de rodilla para investigar los efectos sintomáticos del condroitín sulfato (800 mg/ día) y del antiinflamatorio celecoxib (200 mg/ día) frente a placebo.

“Sigue habiendo un gran debate en torno a cuál debería ser el tratamiento de elección para la artrosis, tradicionalmente centrado en los analgésicos y antiinflamatorios, pero que cada vez cuentan con más alertas de toxicidad. En este ensayo se ha demostrado de forma estadísticamente significativa que el tratamiento con condroitín sulfato de grado farmacéutico es una alternativa eficaz y segura para tratar a largo plazo a los pacientes con artrosis de rodilla”, explicó Tomasz Blicharski, de la Universidad de Lublin (Polonia) e investigador del estudio.

Más estudios

Por otra parte, Ali Guermazi, director del Centro de Imagen Cuantitativa de la Universidad de Medicina de Boston, presentó los resultados de un estudio epidemiológico para determinar la asociación entre el uso de analgésicos y la progresión de la artrosis. “Después de tres años de seguimiento, podemos concluir que el uso de analgésicos a largo plazo se asocia a una mayor progresión radiológica de la artrosis de rodilla y a un incremento del riesgo de la necesidad de prótesis”, explicó. Concretamente, el incremento del riesgo de progresión en el grupo tratado con analgésicos fue del 91 por ciento y el incremento de necesidad de prótesis del 157 por ciento.

Asimismo, Maritza Quintero, presidenta de la Sociedad Venezolana de Reumatología y miembro de la directiva de Panlar (Liga Panamericana de Asociaciones de Reumatología), añadió que “la eficacia terapéutica de los analgésicos y los antiinflamatorios es incuestionable pero cada vez hay más conciencia que deben ser utilizados por períodos cortos de tiempo. El uso de alternativas más seguras, como el condroitín sulfato de grado farmacéutico, es altamente recomendable y cada vez presenta una evidencia científica mayor de su seguridad y eficacia”.

A modo de conclusión se comentó una revisión internacional publicada en la revista Molecules que subraya que no todas las moléculas de condroitín sulfato existentes en el mercado son iguales. “La gran variabilidad en la calidad de la materia prima y en las técnicas de extracción y purificación de los productos existentes en el mercado puede resultar en diferencias físico-químicas con efectos biológicos distintos que pueden comprometer la eficacia clínica y seguridad”, explicó Johanne Martel-Pelletier, investigadora de la Universidad de Montreal y autora de la revisión.

Esta experta agregó que por eso “las guías y documentos de consenso recomiendan el condroitín sulfato de alta pureza, consistente y trazable, con exhaustivos controles de seguridad, que siga los estándares de fabricación farmacéuticos”.