Carlos B. Rodríguez Madrid | viernes, 14 de octubre de 2016 h |

La regulación del precio de los medicamentos y las tecnologías sanitarias es un objetivo nato de los decisores. Si bien mucho se ha hablado del impacto de estas políticas en la innovación, poco o nada se había hecho hasta ahora para analizar los resultados en relación con su principal objetivo. ¿Afecta la regulación del precio de los medicamentos a los gastos sanitarios? La pregunta que da título a un trabajo publicado en el European Journal of Health Economics es tan clara como la conclusión a la que llegan sus autores: no hay una aparente correlación entre las principales medidas adoptadas en materia de precios y reembolsos y la factura sanitaria. Los resultados apuntan hacia el Value-Based Pricing como una mejor opción, al menos en el largo plazo.

El trabajo ofrece así nuevos argumentos para ir hacia un modelo que ha sido declarado de interés para el conjunto del sector. Tal y como publicó este periódico, el VBP es la segunda opción preferida para combinar los objetivos de acceso a los medicamentos, sostenibilidad de los sistemas sanitarios y fomento de la innovación. El hecho de que objetivamente sea un mecanismo costoso y difícil de implementar queda constantado en este nuevo informe, que resalta que antes de 2011 sólo Suecia empleaba el VBP. Pero durante el periodo del estudio Alemania cambió sus políticas, abandonando su sistema de precio libre para abrazar la reforma conocida como Amnog, un ejemplo de Precio Basado en Valor que, en última instancia, decantó las conclusiones del estudio.

Los resultados

Junto con Alemania, los autores analizaron otros ocho países: Estados Unidos, Japón, Francia, Reino Unido, Italia, Canadá y Corea del Sur. Juntos, sus mercados suponen el 80 por ciento del gasto farmacéutico a nivel mundial. Entre los items estudiados estaban el gasto sanitario nacional; los porcentajes públicos y privados del gasto farmacéutico de receta o el gasto per cápita en fármacos de prescripción.


No hay una aparente correlación entre las medidas regulatorias en precios y reembolsos y la contención del gasto


Durante los años 2008 a 2010, el estudio no encontró cambios significativos en los porcentajes de financiación sanitaria pública (ver gráfica superior), ni cambios en los métodos de regulación de precios en los países analizados. Lógicamente, esta tendencia excluía a los países que no cuentan con un sistema regulado. En ellos, la tónica era de una amplia variabilidad: el ratio de financiación sanitaria pública en Estados Unidos estaba en el 49 por ciento mientras en Dinamarca subía al 85. “Dado que no se halló una asociación significativa entre los métodos de regulación del precio de los medicamentos y el nivel de gasto sanitario, no puede inferirse que una política específica de control conduce a determinados niveles de gasto”, señalan los autores. Frente a ellos, el caso alemán se convirtió en el primer vínculo constatado entre ambos parámetros.

Entre 2008 y 2010 la variación del gasto farmacéutico de receta en Alemania se había mantenido en porcentajes muy similares a los de otros países. Pero durante los años 2010 y 2011, el porcentaje del gasto farmacéutico sobre el gasto sanitario; el porcentaje del gasto farmacéutico sobre el PIB y el gasto farmacéutico per cápita bajaron en este país, mientras que siguieron al alza en el resto de países (ver gráfica inferior).


Que el VBP es un mecanismo prometedor no es algo nuevo. Este informe da un paso más al confirmar su impacto económico


Que el VBP es un mecanismo prometedor para los futuros decisores no es algo nuevo. En 2013, la OCDE llegó a esta conclusión tras analizar el valor percibido por 14 países en relación a los procesos de toma de decisiones en precios y reembolsos para los nuevos medicamentos. El estudio publicado en European Journal of Health Economics da un paso más, al confirmar el impacto económico de este enfoque tal y como lo implementó Alemania. Pese a todo, sus resultados no dejan de ser preliminares, pues sólo reflejan un corto periodo de tiempo que siguió a la entrada en vigor de Amnog.