Premios BiC 2020
Susana Díaz ha decidido prescindir de Aquilino Alonso en busca de un cambio de rumbo que en política farmacéutica no parece que vaya a ocurrir
| 2017-06-09T14:05:27+02:00 h |

Históricamente el cambio de consejero de Salud de la Junta de Andalucía no ha supuesto ninguna modificación en el rumbo de las políticas farmacéuticas andaluzas, más bien al contrario. Es curioso observar cómo relevo tras relevo, el nuevo inquilino se convertía en el más firme defensor de las políticas de su predecesor. En el caso de las subastas de medicamentos, no se conocía tan numantina defensa de la medida como la que ha venido realizando Aquilino Alonso en todos los foros en los que ha venido participando. Ni la creadora y principal impulsora de la medida, María Jesús Montero, se había significado por una defensa tan a ultranza de la medida.

Y es una pena, porque son en momentos como esto cuando un cambio de rumbo, una rectificación o una ligera modificación de una medida polémica es mejor entendido. Con los cambios de regente de la sanidad andaluza, el sector farmacéutico y los pacientes siempre albergaban la peregrina idea de que eso se iba a producir. Pero entonces llegaba el nuevo dirigente y las más optimistas expectativas se veían cercenadas.

Marina Álvarez es ahora la encargada de gobernar el barco sanitario andaluz. Lo hace con su experiencia de gestora y sin que nadie en el sector tenga muy clara su posición en asuntos como el mencionado de las subastas de medicamentos. Momento pues para la cautela y la esperanza. Aunque es muy poco probable que pueda existir una modificación de la medida, siempre es esperable algo de aperturismo y sentido común. Veremos.

Cuando se siente con el sector farmacéutico para escuchar de primera mano sus reivindicaciones, podrá comprobar lo impopular de la medida y entonces tendrá que decidir el camino que quiere emprender. Ya hemos visto que la historia reciente no invita a sorpresas y el momento político que atraviesa el gobierno de Susana Díaz tampoco invita a la discrepancia. Se espera continuismo, lo contrario sería una sorpresa. A buen seguro que Alonso ya le habrá pasado el argumentario pertinente para poder salir airosa ante cualquier foro en la defensa de las subastas de medicamentos. Que sí, que han sido avaladas por el Tribunal Constitucional. Pero no, no son una medida justa, se ponga como se ponga su ideóloga y sucesores. En Andalucía, el cambio históricamente ha sido para que nada cambie.