GM | martes, 07 de enero de 2020 h |

Después la denuncia realizada por la Asociación Española de Investigación sobre el Cáncer (ASEICA) sobre las consecuencias negativas sobre el sistema científico español por culpa del calendario de convocatorias de proyectos de investigación anunciado este año por la Agencia Estatal de Investigación (AEI), la AEI actualizó la planificación de las convocatorias de la AEI. A este respecto, ASEICA considera que las medidas de flexibilización propuestas en la fecha de inicio de algunos proyectos de la convocatoria de 2019 son claramente una cortina de humo que solo contiene medidas vacuas y sin contenido real.

Como denunció ASEICA recientemente, el nuevo calendario conlleva retrasos muy pronunciados en el comienzo de los proyectos de investigación desde el 1 de enero habitual a junio de 2020. Ello significa que los grupos de investigación que han optado a estas ayudas estarán sin financiación un mínimo de 5 meses. Esto equivale a un recorte efectivo de la financiación de los proyectos de un 14 por ciento. Dado que la financiación actual de proyectos de investigación está a niveles de hace 15 años, esto supondrá una merma muy importante de recursos para todos los grupos de investigación. Esto es, un tercio del total de investigadores que se benefician en el país de estas ayudas. Estos problemas, según apunta Dr. Xosé R. Bustelo, presidente de ASEICA, “siguen ahí tras los nuevos cambios en el calendario de proyectos anunciados el día 30 por parte de la AEI”.

Entre los nuevos cambios anunciados por parte de la AEI, se incluye la posibilidad de que los investigadores a los que se les haya concedido el proyecto en el 2020 puedan pedir que este se inicie el 1 de enero en vez de en junio. Sin embargo, esta medida no va asociada al aumento de una financiación compensatoria, con lo cual lo único que conllevará es que se tenga que estirar e la financiación contemplada para 36 meses a 41 meses. Aunque al menos esto permitirá pagar facturas atrasadas a los grupos, esta medida confirma la denuncia previa de la ASEICA de que la adopción del nuevo calendario conllevará pérdidas importantes en la financiación de los grupos. Y, lo que es más preocupante, la medida de “atrasar el calendario” de inicio de los proyectos al 1 de enero no se contempla en el caso de los investigadores que empiecen su proyecto en el 2021. Según Bustelo, “esto es difícil de entender puesto que los grupos de esta convocatoria tendrán un agujero carente de financiación de 8 meses según el calendario previsto por al AEI”.

Otra de las medidas anunciadas, que ya estaba llevándose a cabo en la actualidad, es la receptividad de la AEI a otorgar “prórrogas” en la ejecución de los proyectos actualmente en curso para que los grupos puedan sufragar el tiempo que estarán sin financiación hasta que comiencen los proyectos de investigación nuevos. Esta medida supone el reconocimiento de forma implícita por parte de la AEI de que la falta de corrección del calendario dará lugar a un recorte en la financiación de los proyectos.

Desde ASEICA se demanda así que la AEI abandone la política de echar balones fuera y anuncie ya cuáles serán dichas medidas de apoyo. De no cumplirse el compromiso público realizado por la AEI, la ASEICA no tendrá más remedio que pedir la dimisión de su director por mentir a los científicos y a la sociedad española.

Entre estas medidas paliativas que ya propuso ASEICA se encontraban la adopción del calendario de forma progresiva para evitar periodos tan grandes sin financiación de los grupos, la adopción de financiación puente para cubrir dichos periodos y otras varias. Pese a que esto fue una demanda general de las sociedades científicas, la AEI se ha negado por el momento a poner en marcha cualquiera de estas medidas.

De no revertirse esta situación, ASEICA advierte la inacción de la AEI conllevará ralentizaciones en los proyectos de investigación, pérdidas de contratos de investigadores y un serio quebranto a la competitividad de los investigadores españoles en el contexto internacional.