Premios BiC

El deficit de hierro es la carencia nutricional más común y extendida en todo el mundo. Se trata del único estado carencial con una prevalencia destacada en países industrializados. Los lactantes y niños menores de 5 años constituyen un sector de población con mayor riesgo de presentar déficit, pues en esta etapa coinciden unos elevados requerimientos y, aunque se siga una dieta adecuada, una escasa ingesta de hierro de alta biodisponibilidad.

El hierro es esencial en el crecimiento, desarrollo e inmunidad del niño. Este micronutriente desempeña una importante función como transportador del oxígeno a todas las células del cuerpo.

Durante esta etapa de crecimiento, desarrollo cognitivo y gran actividad física y mental, hay que estar muy atentos para que los requerimientos de hierro estén siempre cubiertos. El aporte extra que a menudo se necesita para complementar la dieta variará según el grado de déficit y las particularidades de cada niño, por lo que siempre ha de ser evaluado por un médico.

Laboratorios Viñas presenta su nuevo Ferrosol Gotas Forte, un fármaco con mayor concentración para la suplementación de hierro infantil que hace que esas carencias sean suplementadas. Completa la gama de Ferrosol Gotas, Ferrosol Sobres y Ferrosol Flash. Ferrosol Gotas Forte contiene Hierro Sucrosomial como novedad,y en este caso con el doble de concentración (14 mg/ml), convirtiéndolo en el producto con mayor cantidad de hierro de la gama.

El hierro contenido en Ferrosol Gotas Forte representa una fuente de hierro con una elevada biodisponibilidad y gastrorresistencia, la tecnología del Hierro Sucrosomial, presenta la novedad en este tipo de suplementos de conseguir una óptima absorción sin los efectos negativos del sistema tradicional.

El hierro pasa inalterado integrado en la estructura protectora del Sucrosoma a través del tubo digestivo, sin entrar en contacto con la mucosa gastrointestinal, evitando los efectos colaterales que comúnmente se asocian a la ingesta de sales de hierro, como ardor de estómago, irritación intestinal, coloración de las heces, así como un sabor metálico que puede llevar al rechazo y al abandono del tratamiento.

La eficacia y seguridad del Hierro Sucrosomial está probado en más de 50 estudios y cerca de 6000 pacientes, incluyendo especialidades como neonatología, pediatría, hematología, gastroenterología, nefrología, cardiología y ginecología.