Premios BiC
Opinión

br

Santiago de Quiroga Editor de EG | viernes, 15 de febrero de 2019 h |

España es líder mundial en número de pacientes tratados y curados, sólo falta completar la tarea iniciada

Los pacientes con el Virus de la hepatitis C (VHC) ya están en su mayoría diagnosticados y tratados. El plan es un éxito, según expertos y representantes de la AEEH, de la Alianza para la Eliminación de las Hepatitis Víricas en España (AEHVE) y de los pacientes de FENETH. El diagnóstico de las personas que desconocen que son portadoras del VHC es ahora el reto. Se calcula que entre 25-30.000 personas están en este grupo y se requiere una revisión del Plan para la Erradicación del Virus de la hepatitis C en España. Un plan que contempla ya el cribado y que es necesario volver a revisar para que todo lo hecho hasta ahora, que es mucho, tenga sentido.

En otras palabras, España ha conseguido liderar el mundo occidental en número de pacientes seropositivos tratados. Todo ese esfuerzo puede no verse recompensado si las personas que aún desconocen su condición de seropositivos siguen facilitando el contagio.

Para eso es importante concienciar al portador desconocido. De éstos, aquellos pacientes que están fuera del entorno sanitario, que pertenecen a poblaciones vulnerables, son los que más difícilmente pueden ser identificados. Algunas poblaciones vulnerables, como la población reclusa, han sido objeto de un plan exitoso que ha casi eliminado la infección de las cárceles, llegando a reducirlo al 3% actual de prevalencia.

En definitiva, España tiene un gran plan que hay que revisar. Los expertos llaman a continuar la tarea que se empezó hace apenas 4 años y que España se adelante a 2030 como objetivo de la OMS de eliminación del VHC. Lo normal sería que así fuera, dado el esfuerzo realizado hasta ahora. Para eso es clave la coordinación asistencial de los especialistas en hepatología con la Atención Primaria, el acceso al diagnóstico en un sólo paso y reforzar el papel de Salud Pública, junto al VIH. Éste último paso se ha dado ya, lo que es una buena señal y facilitará la planificación y coordinación entre los Planes de Sida y del VHC. Según la propia AEHVE, el Ministerio se ha comprometido a actualizar el Plan. Erradicar el virus de las poblaciones en las que aún tiene elevadas tasas de prevalencia es posible y una prioridad, según los expertos.