Premios BiC
Enfermedades desatendidas

br

| viernes, 07 de septiembre de 2018 h |

La compañía Novartis ha reafirmado su compromiso en la lucha contra la fasciola hepática con la ampliación de su acuerdo con la Organización Mundial de la Salud.

De este modo, Novartis ampliará hasta 2022 la donación de su fármaco contra esta enfermedad, que a día de hoy es el único tratamiento para fasciolosis recomendado por la OMS, y forma parte de la Lista Modelo de Medicamentos Esenciales de la organización internacional.

El acuerdo contempla la donación de 600.000 comprimidos cada año, de 2019 a 2022, con la idea de que puedan llegar a 300. 000 pacientes por año.

Desde el inicio de esta colaboración en 2005, la compañía ha proporcionado ya un total de cuatro millones de estos comprimidos, valorados en 41 millones de dólares. Se estima que cerca de dos millones de personas afectadas por fasciolosis en más de 30 países se han beneficiado de este programa hasta ahora.

La fasciolosis es una enfermedad tropical que afecta a cerca de 2,4 millones de personas en todo el mundo. Está originada por dos tipos de parásitos, que afectan principalmente al hígado. El contagio en humanos se produce al tomar larvas en agua o comida contamida (fundamentalmente verduras crudas o poco cocinadas), que se convierten en gusanos.

Las tierras altas de Sudamérica, el valle del Nilo y la cuenca del mar Caspio, junto al este y sudeste asiático, son zonas clasificadas como de alta transmisión de estos parásitos.

El medicamento de Novartis fue lanzado inicialmente para tratar fasciolosis en animales domésticos, y posteriormente fue desarrollado para uso humano junto a la OMS. Se trata de un tratamiento de administración única en mayores de seis años.

Desde la compañía, Patrice Matchaba, responsable de Salud Global y Responsabilidad Corporativa, subraya que esta donación “confirma el compromiso a largo plazo de nuestra compañía por reimaginar la lucha contra las enfermedades desatendidas”. Por su parte, Antonio Montresor, director médico del Departamento de control de enfermedades Tropicales Desatendidas de la OMS, destaca que la “donación ayudará a incrementar el acceso al tratamiento en muchos países, especialmente en comunidades con alta incidencia y entre niños en edad escolar, que tienen mayor prevalencia y las infecciones más intensas”.


El objetivo es que se puedan beneficiar alrededor de 300.000 pacientes cada año