El 22 de marzo se celebra el Día Mundial del Agua, una iniciativa de Naciones Unidas (ONU) que tiene como objetivo concienciar a la población e impulsar acciones que permitan hacer frente a la crisis del agua y el saneamiento, recogido en el Objetivo de Desarrollo Sostenible (ODS) 6 de Naciones Unidas: garantizar la disponibilidad de agua y su gestión sostenible y el saneamiento para todos.

Según datos publicados por la ONU en su web, “una de cada tres personas no tiene acceso a agua potable salubre, dos de cada cinco personas no disponen de una instalación básica destinada a lavarse las manos con agua y jabón y más de 673 millones de personas se ven obligadas a realizar sus necesidades fisiológicas al aire libre”. Con estas cifras, ya en 2015, los países miembros se comprometieron con el ODS 6 como parte de la Agenda 2030 para el desarrollo sostenible.

En este contexto, la compañía biomédica MSD reitera un año más su compromiso con la gestión medioambiental sostenible, social y de buen gobierno (ESG, por sus siglas en inglés), como se pone de manifiesto en su informe 2021/2022 basado en cuatro pilares: acceso a la salud, empleados, sostenibilidad medioambiental y ética y valores.

La compañía históricamente ha expresado una especial sensibilidad y compromiso con el cuidado y la protección del agua, dado que su visión global contempla alcanzar una gestión sostenible del agua en todas sus operaciones y su cadena de suministro.

El propósito de MSD es emplear el potencial de la ciencia de vanguardia para salvar y mejorar vidas, por lo que a medida que la compañía trabaja para inventar soluciones de salud que promuevan la prevención y el tratamiento de enfermedades en el mundo, reconoce la necesidad de hacerlo mediante un uso más eficiente del agua. En este sentido, MSD refuerza su compromiso con el objetivo de reducir el uso del agua en un 25 por ciento hasta 2025. La compañía estima que la mayor parte del uso que hace del agua reside, precisamente, en su cadena de suministro, por lo que ha aumentado su compromiso en consecuencia. Así, el Código de Conducta para colaboradores requiere que todos sus proveedores conserven los recursos naturales y cuenten con sistemas para cuantificar la cantidad de agua que utilizan para alcanzar una gestión sostenible del agua en todas sus operaciones y su cadena de suministro.

En este punto, una de las prácticas implementadas en MSD es el análisis de aquellos sitios en los que operan en áreas de bajo estrés hídrico y desarrollar planes de gestión para ellos.

El enfoque One Health, otra herramienta clave en la estrategia de MSD en España

Consciente de la relación entre la salud del planeta, personas y animales, MSD ha sido un impulsor activo del enfoque One Health (Una Única Salud), que implica un trabajo colaborativo entre estos tres aspectos. Actualmente, MSD es de las pocas biomédicas que integra la salud humana, animal y la protección medioambiental, aplicando esta estrategia para afrontar los futuros retos de salud.

Partiendo del impacto que el cambio climático puede tener en el riesgo del agua, la compañía ha colaborado en la iniciativa Sanidad por el clima, una plataforma online para acelerar la acción frente al cambio climático de todos los actores que conforman este sector. Mediante este proyecto, no solo se visibiliza la relación entre la salud de las personas y el cambio climático, sino que tiene como objetivo generar una hoja de ruta de acción climática que ayude a disminuir la huella de carbono de los diferentes entornos sanitarios colaborando así en la consecución del objetivo de neutralidad de emisiones en España en 2050.

Sin embargo, esta no es la única iniciativa. MSD está involucrada en múltiples acciones enfocadas en la mejora de la salud y la calidad de vida de las personas. Entre ellas, destacan los llamados determinantes sociales en salud (DSS), es decir, todos aquellos aspectos que condicionan la existencia de desigualdades con impacto en la salud y en la esperanza de vida de las personas. La compañía trabaja diariamente para intentar que, un día no muy lejano, sea posible evitar las actuales desigualdades en la salud que se observan diariamente. Un objetivo plausible si se aúnan esfuerzos para lograr una salud no determinada.

Por ello, en este Día Mundial del Agua, la compañía insiste en que este objetivo se podrá alcanzar a través del enfoque ESG, que incluye su compromiso de trabajar de manera responsable para permitir un futuro seguro, sostenible y saludable para las personas y las comunidades en las que opera.


También te puede interesar…