Premios BiC 2020

La compañía GSK ha anunciado en los últimos días nuevos y ambiciosos objetivos de sostenibilidad ambiental, con el objetivo de tener un impacto neto cero en el clima y un impacto neto positivo en la naturaleza para 2030. Este nuevo paso hacia delante se suma a la campaña #ConstruyendoFuturoGSK puesta en marcha por GSK en España en junio de este año y la cual refleja el compromiso de la compañía con los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) marcados por la Organización de las Naciones Unidas (ONU), en especial con la consecución del ODS 3 `Salud y bienestar´ en un entorno condicionado por la COVID-19.

La confianza, una prioridad para GSK

Los nuevos objetivos forman parte de una de las tres prioridades de la compañía, la confianza, y muestran el enfoque Environmental, Social and Governance (ESG por sus siglas en inglés) de GSK, que respaldan el propósito de la empresa de crear valor a largo plazo para los accionistas y satisfacer las necesidades de la sociedad. Durante la próxima década, GSK invertirá en medidas para reducir su impacto ambiental, en programas de restauración para compensar el impacto que la empresa no pueda reducir y apunta a devolver a la naturaleza más de lo que la empresa obtiene de ella.

Respaldando estos objetivos, la compañía ha establecido nuevas metas en sus diferentes divisiones, que incluyen: 100 % uso de electricidad de fuentes de energía renovables y buena administración del agua en todas las instalaciones de GSK; 100 % uso de materiales de origen sostenible y libres de deforestación y transición al uso de vehículos eléctricos por parte del 100 % de la fuerza de ventas de GSK en todo el mundo.

Un papel completo en la protección de la salud del planeta

Emma Walmsley, chief executive officer de GSK, ha comentado que: “Como empresa global centrada en el cuidado de la salud, queremos desempeñar un papel completo en la protección y restauración de la salud del planeta, con el fin de proteger y mejorar la salud de las personas. Mejorar la sostenibilidad ambiental de nuestro negocio también nos hace más resistentes, protegiendo nuestras operaciones, para que podamos entregar los medicamentos, vacunas y productos en los que los pacientes y consumidores confían”.

Asimismo, añade que “como parte de nuestra prioridad de confianza y compromisos ESG, estamos anunciando un nuevo nivel de ambición en nuestra contribución a la sostenibilidad ambiental, con el doble objetivo de garantizar que la nueva compañía GSK tenga un impacto neto cero en el clima y un impacto neto positivo en la naturaleza para el 2030”.

Motivación y colaboración

Para finalizar, concluye destacando que “todos los que trabajamos en GSK estamos muy motivados por el desafío de lograr estos nuevos objetivos. Alcanzarlos requerirá trabajar en estrecha colaboración con terceros, incluidos nuestros proveedores, clientes, consumidores y pacientes, y estamos agradecidos por su apoyo”.

Los nuevos objetivos se aplican principalmente a la división biofarmacéutica de GSK. La división de Consumer Healthcare, como parte de GSK, también contribuirá a estas metas a través de la consecución de sus propios objetivos. Tras la separación, la nueva compañía de Consumer Healthcare se convertirá en una empresa líder mundial y sus nuevos objetivos así lo reflejarán, representando un significativo nuevo nivel de ambición por alcanzar un cambio medioambiental positivo y ayudar a mejorar la salud diaria.

Science Based Targets

GSK se ha comprometido durante mucho tiempo a reducir su impacto medioambiental y fue una de las primeras empresas farmacéuticas en establecer ambiciosos objetivos medioambientales en 2010. Desde entonces, en todas sus operaciones, GSK ha reducido las emisiones de carbono en un 34%, los residuos en vertederos en un 78% y el uso total de agua en un 31% (cifras de 2019).

La iniciativa Science Based Targets ha acreditado que los nuevos objetivos de carbono de GSK se alinean con el objetivo más ambicioso del Acuerdo de París de hacer los posible para que el calentamiento global no supere los 1,5ºC. La empresa se alineará con el enfoque de la Science Based Targets Network para medir su impacto en la naturaleza y buscará acreditar su objetivo cuando se finalice la metodología.