Premios BiC 2020
C.M.L., RSC | viernes, 07 de julio de 2017 h |

Contribuir a reforzar la marca y la reputación de España en base a los atributos de responsabilidad social empresarial y sostenibilidad de las empresas nacionales es el objetivo del convenio de colaboración firmado por Forética y Marca España.

Ambas organizaciones seguirán trabajando para explorar oportunidades y coordinar acciones relevantes en el plano internacional que den a conocer, priorizando el ámbito europeo y de Latinoamérica, la contribución empresarial española en aspectos sociales, ambientales y de buen gobierno.

España ocupa el puesto 29 en el ranking de sostenibilidad y competitividad del World Economic Forum, el puesto 30 en el SDG Index —ranking de avance de los países en materia de ODS—, tiene 15 compañías entre las 187 líderes mundiales en lucha contra el cambio climático en el ranking de Carbon Disclosure Project (CDP) y 17 compañías cotizando en el prestigioso índice Dow Jones Sustainability Index, entre otros indicadores de impacto.

De hecho, en el informe ‘RSE y Marca España: Empresas sostenibles, país competitivo’ se constata la alta correlación que existe entre la posición competitiva y el grado de adopción de políticas de sostenibilidad de un país.

En este sentido, los datos exponen que las compañías españolas con alta calificación en sostenibilidad han experimentado un excelente nivel de inversión en los últimos años y han generado retornos financieros superiores a la media.

Estas empresas generan mayores márgenes comerciales, tienen un menor coste del capital y son mejor valoradas por inversores y analistas. Asimismo, el informe destacaba que España cuenta con una base de grandes empresas que han sido pioneras en la implantación de herramientas de gestión de la RSE y un marco institucional favorable a su desarrollo.

En cualquier caso, con este escenario parece claro que España se encuentra en una posición cómoda, pero siguen existiendo retos de futuro importantes, para avanzar de forma decidida en los próximos años es necesario seguir trabajando dando respuesta en algunos aspectos.

El mercado de trabajo en España es la clave para el desarrollo socioeconómico a futuro, y por ello, hay que seguir potenciándolo. El enfoque puesto en marcha en España orientado a la inserción de la población joven debe coexistir con políticas orientadas a incentivar y generar oportunidades para los más veteranos y para colectivos infrarrepresentados en el mercado como las personas con discapacidad es positivo. Asimismo, el informe propone seguir incidiendo en la transparencia y lucha contra la corrupción: En materia de demografía y bienestar hay retos importantes y hay que buscar estrategias. Por otra parte, el sistema educativo es otro eslabón del engranaje. España ha mejorado en las últimas décadas el perfil educativo de sus ciudadanos, generando una amplia base de población con estudios superiores y competencias técnicas necesarias para asegurar el desarrollo del país y la empleabilidad de las personas. Aun así retos como seguir trabajando por incrementar la calidad de la educación (tal como resalta el Informe del Programa Internacional para la Evaluación de Estudiantes, Pisa) que desarrollen, entre otras facetas, las denominadas habilidades STEM (científicas, tecnológicas, de ingeniería y matemáticas) que permitan la adaptación al entorno laboral de la próxima generación, deben incorporarse a la agenda.

Por último, será necesario seguir trabajando en materia de adaptación al cambio climático y profundizar en acciones como el ya puesto en marcha Plan Nacional de Adaptación al Cambio Climático (PNACC) para el período 2014-2020.