Premios Fundamed
Reto

br

Gema Hassen-Bey ofrece con su reto soluciones innovadoras que provocan cambios a gran escala con una mejora notable para la sociedad. A través de su plataforma innovadora son muchas las personas que se están uniendo al proyecto
| 2017-11-10T13:32:39+01:00 h |

“Cumbre Bey –Kilimanjaro Challenge”se empezó a gestar en noviembre del 2012, cuando Gema Hassen-Bey y la atleta Carlota Castrejana,acudieron a la presentación del libro de management y autoestima “Supera tu Cima”,de Sebastián Cebrián. En el evento, la atleta paralímpica coincidió con un compañero de la facultad, Julián Corredera, quien no tardó en idear el reto y proponerle que fuera la primera mujer que subiera Kilimanjaro en silla de ruedas.

La deportista siempre se ha mostrado muy interesada en motivar, ayudar y mejorar las condiciones de vida de las personas que viven en una situación como la suya. Por ello fundó la asociación “Bey proAction”, a través de la cual promueve los valores del deporte y la cultura como motor de cambio para mejorar el mundo.

En las últimas semanas, Gema ha acaparado las portadas informativas por ser la primera mujer paralímpica que sube al Teide.

En total, 15 días sin descanso durante los cuales, junto a su equipo, tendrá que superar numerosos obstáculos para vencer pendientes de un 60 por ciento, unos 200 escalones de mínimo 20 cm. de alto, la altitud, la falta de oxígeno mezclada con el azufre de la cima o la inclinación lateral del terreno volcánico.

La atleta ofrece con el reto soluciones innovadoras que provocan cambios a gran escala con una mejora notable para la sociedad. A través de su plataforma de colaboración e innovación, el reto está reclutando a muchas personas que se unen a transformar su pasión en acción para provocar un cambio de mejora en su entorno social.

Con su nuevo proyecto, pretende igualmente conseguir diferentes avances sociales y tecnológicos para personas con movilidad reducida. Siguiendo su enfoque de proyecto deportivo y a su vez solidario, el valor más importante será que la silla definitiva no se quede en un prototipo para su reto, sino que se comercialice a un precio justo, es la principal condición que ha puesto la atleta a la empresa que ayude a fabricarla. Además, la silla no podrá emitir nada contaminante ya que es un reto enmarcado en el respeto al medioambiente.

Poder ayudar a otras personas, que están en su misma situación, a que conozcan la naturaleza, o facilitarles los desplazamientos por entornos rurales, es lo que le motiva para realizar éste proyecto basado en la innovación y la tecnología.


Gema Hassen-Bey cuenta con un equipo multidisciplinar de profesionales que aportan su experiencia desde distintos enfoques para poder llevar a cabo su reto