Premios Fundamed
J.V., RSC | viernes, 12 de mayo de 2017 h |

Las iniciativas españolas en materia de RSC van en aumento cada día. Sin embargo, todavía hace falta un esfuerzo más llamativo en este terreno. “Estamos ante una agenda global cuyos retos, soluciones y responsabilidades solo pueden ser abordados mediante la implicación de la comunidad internacional”, indicó el Secretario de Estado de Cooperación Internacional y para Iberoamérica, Fernando García Casas, durante una jornada organizada por la Red Española de Pacto Mundial y el Grupo Español de Crecimiento Verde sobre los principales retos de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) en España.

Asimismo, apuntó hacia varias áreas estratégicas en las que es imprescindible seguir avanzando: la consolidación de un Plan Director impulsado desde la Administración, el establecimiento de indicadores que contribuyan a medir los logros alcanzados, la importancia de la comunicación desde un enfoque didáctico, la necesidad de que el sector privado alinee sus modelos de negocio con el progreso social y medioambiental. En definitiva, hace falta más “colaboración”.

En materia de innovación, Ángel Pes, presidente de la Red Española de Pacto Mundial, considera que es posible “utilizar los recursos de forma que sea viable hacer más con menos”. Así, Cristina Garmendia, presidenta de la Fundación Cotec, indicó que los desafíos globales de los ODS solo se pueden abordar desde el conocimiento. Por ello, no dudó en compartir la definición de innovación que impulsan desde su entidad: “todo cambio –no solo tecnológico– basado en el conocimiento –no solo científico– que genera valor –no solo económico–“. Ante este escenario, la educación es fundamental para poder cambiar el patrón actual de producción y consumo hacia otro modelo basado en la economía circular. Algo que, en sus palabras, “supone una gran oportunidad para las empresas”.

Por su parte, Carlos Mataix, director del Centro de Innovación en Tecnología para el Desarrollo Humano (itdUPM), aludió a la relación existente entre universidad y empresa. A su parecer, “las trayectorias de la innovación no son fruto ni del azar, ni de los mercados, sino que se moldean”. Por ello, es necesario buscar entre todos los agentes sociales instrumentos que contribuyan a orientar el esfuerzo hacia las actuales necesidades sociales y medioambientales. También ha explicado que en la actualidad ya se dispone de un importante caudal de tecnología y conocimiento para que se dé la transición hacia un modelo de economía circular, pero es necesario dar un paso más y “hacer que también llegue a países más alejados de este ecosistema”. Asimismo, apeló al poder de la innovación social para provocar un cambio.

Por su parte, Leire Pajín, directora de Desarrollo Global, Instituto de Salud Global de Barcelona (ISGlobal), puso en valor los pasos que está dando España en materia de cooperación y desarrollo. “Cuando se promulgaron los Objetivos de Desarrollo del Milenio en el año 2000, solo se apelaba a la responsabilidad de los gobiernos y las entidades no lucrativas. Hoy, el sector privado lidera la Agenda 2030”, recordó. Asimismo, invocando a la corresponsabilidad, ha destacado la importancia de soluciones disruptivas y creativas basadas en sinergias Norte-Sur. “Cuando se invierte en la generación de conocimiento, se da un retorno muy claro no solo en el bienestar común, sino también en el beneficio económico de quien invierte”, ha concluido.