Premios BiC
Esther Martín del Campo Madrid | viernes, 22 de septiembre de 2017 h |

El Grupo de Atención Farmacéutica de Enfermedades Infecciosas (Afinf) de la Sociedad Española de Farmacia Hospitalaria (SEFH) trabaja ya en el desarrollo de una herramienta, cuyo lanzamiento se espera para el próximo mes de octubre, que permitirá introducir los datos de consumo de antibióticos de todos los hospitales y poder realizar benchmarking entre los centros de similar complejidad.

Así lo explica a este periódico Jordi Nicolás, coordinador del Grupo Afinf, que recuerda que los servicios de farmacia hospitalaria ya monitorizan el consumo de antibióticos en los hospitales. En este sentido, Sara Cobo, también coordinadora del Grupo Afinf, remarca que la monitorización es una de las medidas “más importantes para guiar la política de antibióticos en el marco de los Programa Optimización de Uso de Antimicrobiano (PROA) de cada centro, con el objetivo de mejorar la eficacia terapéutica, la seguridad del paciente y prevenir la aparición de bacterias resistentes”.

Cobo destaca que este grupo trabaja desde el año 2000 en la evaluación del consumo de antimicrobianos en los hospitales españoles. La nueva herramienta, por tanto, es fruto de la actualización de una aplicación que permitirá incorporar más datos de los centros hospitalarios a través de la colaboración de los especialistas que forman parte de la SEFH.

Ambos coordinadores han llevado las riendas de una jornada de actualización de conocimientos en atención farmacéutica en enfermedades infecciosas celebrada en la sede de la Universidad Internacional Menendez Pelayo, de Santander, con la colaboración de MSD.

Profesionales clave

Ante un desafío como el que representan las resistencias a los antibióticos, los farmacéuticos hospitalarios son “profesionales clave” dentro del equipo que impulsa el PROA en cada uno de los hospitales, junto con los médicos especialistas en infecciosas y microbiólogos, para conseguir optimizar el tratamiento antibiótico en cada uno de los pacientes, con la finalidad de conseguir el mejor resultado clínico y minimizar los efectos colaterales, subraya.

En la misma línea, Nicolás destaca que es importante que en todos los servicios de farmacia hospitalaria existan farmacéuticos dedicados en los equipos PROA, que fomenten intervenciones tales como monitorizaciones de antibiótico, terapias secuenciales, desescaladas así como el control de la duración del tratamiento antibiótico y manejo de posibles interacciones, con el objetivo de realizar un uso racional de los antibióticos.

En el marco de este curso también se han analizado las novedades terapéuticas en este campo. Sobre este asunto, el coordinador del grupo de atención farmacéutica destaca que los antibióticos de reciente aprobación así como los que serán aprobados durante el próximo año, “van a permitir mejorar el tratamiento frente a microorganismos multirresistentes, tanto gram positivos como gran negativos, así como contribuir a la mejora de ciertos aspectos tales como la adherencia o el perfil de interacciones”.

Durante esta jornada se analizaron igualmente los programas de optimización de antifúngicos, compartiendo las estrategias que pueden funcionar en los diferentes hospitales del SNS.

En este foro, el presidente de la SEFH, Miguel Ángel Calleja, destacó el trabajo realizado desde la sociedad para priorizar el uso adecuado de los antibióticos y el análisis de consumos como herramienta para mejorar su utilización. Calleja instó a la administración sanitaria y a la industria farmacéutica a potenciar la investigación en nuevos antibióticos, incidiendo en que “es muy importante que se trabaje e innove en estas moléculas”.