Premios BiC
C.M.L. Madrid | viernes, 30 de septiembre de 2016 h |

La inexistencia de una especialidad en urgencias es algo que no pasa de largo para los farmacéuticos hospitalarios, ya que dificulta, en cierto modo, su incorporación a los equipos asistenciales. Así lo explica, Héctor Alonso, coordinador del Grupo de Trabajo RedFASTer de la SEFH.

Está claro que en estos servicios los pacientes sufren cambios clínicos continuamente, y muchas veces hay que actuar en segundos, “esto requiere que haya que estar en el momento y lugar donde se toman las decisiones participando de ellas”. Además, compartir objetivos con el resto del equipo asistencial es también clave.

Tomando estas premisas, el equipo de trabajo de la sociedad trata de acercar los servicios de urgencias a la práctica farmacéutica. Como indica Alonso, tras el curso precongreso ‘Primeros pasos en Urgencias’, estos profesionales tendrán la oportunidad de desgranar los objetivos para el próximo año que se han propuesto en RedFastER para compartir conocimiento con los socios de la SEFH interesados en desarrollar o que actualmente desarrollan actividad asistencial en los servicios de urgencias. Bajo el título de ‘Las 10 razones para elegir ser farmacéutico de urgencias’ y de una manera muy gráfica y amena se asociará a cada una de estas razones a un objetivo del grupo de trabajo.

Durante la cita anual, los especialistas en este área asistencial expondrán dos proyectos innovadores desarrollados por farmacéuticas de urgencias, como son, la implantación de una red de antídotos en Cataluña y un programa de integración de atención primaria y el servicio de urgencias para la prevención de traumatismos craneoencefálicos relacionados con la medicación. Asimsimo, tal y como comenta Alonso, el vicepresidente de la Sociedad Española de Medicina de Urgencias y Emergencias (Semes) y actual Director Gerente del SUMMA de Madrid, Pablo Busca, que describirá los objetivos que debe cumplir el servicio de urgencia ideal, y el papel que el farmacéutico debe cumplir en ellos. Por último, a través de varios expertos de Semes, se buscarán fórmulas para potenciar la investigación en este servicio y cómo el farmacéutico de urgencias puede y debe participar en este tipo de estudios, como parte del equipo asistencial en urgencias.

El Grupo

“Los servicios de urgencias constituyen una ‘tormenta perfecta’ para el farmacéutico de hospital”, asegura Alonso. La pluripatología, la polimedicación, y las alteraciones fisiopatológicas que presentan los pacientes que acuden al servicio de urgencias, unido a la gravedad potencialmente mortal que presentan algunos de ellos, aumentan enormemente la complejidad en la selección y manejo de la farmacoterapia en este ámbito. Muchos de los fármacos que se administran son medicamentos de alto riesgo, “esto significa que cualquier error en la prescripción, dosificación, dispensación, preparación y/o administración de estos puede causar daños a los pacientes, en algunos casos irreversibles”. Esto unido a un ámbito en el que ocasionalmente los recursos no son los adecuados a la presión asistencial, hacen que un especialista en FH dedicado a la optimización del manejo de la medicación en urgencias adquiera especial relevancia. “Pero no vale cualquier farmacéutico de hospital para cumplir con el objetivo”, incide. A su juicio,además de conocer el ámbito asistencial, es necesario tener una formación específica en patología urgente, formación en procedimientos relacionados con un uso seguro del medicamento en este ámbito y la priorización de pacientes y los problemas potencialmente mortales en los que trabajar por encima de otros a medio y largo plazo (más propios de otros niveles asistenciales como son hospitalización o AP).

En definitiva, tener una especialización que, como explica Alonso, hará afianzar al farmacéutico de hospital como miembro del equipo asistencial de los servicios de urgencias.