Premios BiC
C.M.LÓPEZ Madrid | viernes, 24 de noviembre de 2017 h |

El modelo de consulta externa monográfica de atención farmacéutica “ha demostrado la calidad asistencial y la calidad percibida por las pacientes”. Así concluye un estudio observacional retrospectivo en un servicio de farmacia de un hospital terciario durante tres años publicado en el último número de la revista de la Sociedad Española de Farmacia Hospitalaria.

Durante este análisis, se revisó la organización asistencial a nivel estructural, de recursos humanos y materiales, así como los procedimientos de trabajo como el cumplimiento de la cita previa, el tiempo de espera y la documentación de la atención farmacéutica.

Como exponen los autores de este trabajo, que pertenecen al Servicio de Farmacia del Complejo Hospitalario Universitario de Coruña, estas consultas externas se integran en hospitales de referencia. Por lo general, la atención farmacéutica proporciona en un hospital de estas características unos 45.000 pacientes ingresados; 2.500 pacientes del hospital de día y 9.000 pacientes externos.

El modelo asistencial se basa en que cada farmacéutico fuese el responsable de los pacientes de un área determinada. A nivel asistencial, el modelo de consulta externa se basó en la apertura de las consultas a cargo de cada uno de los farmacéuticos.

Lo que este trabajo viene a constatar es que la atención farmacéutica ha experimentado un desarrollo importante desde el punto de vista cualitativo y cuantitativo. “Requiere un porcentaje significativo del tiempo asistencial farmacéutico, con un elevado grado de implantación con respecto al número total de consultas atendidas”, precisan. De hecho, el tiempo total de atención en estas consultas durante el estudio fue de 161 horas a la semana, es decir, aproximadamente el 26 por ciento del tiempo medio diario de los farmacéuticos.

Asimismo, en este caso, la atención al paciente oncológico, pediátrico, VIH, con nutrición enteral y en pacientes con artropatías tratados con agentes biológicos suponen “casi la mitad de las consultas realizadas y el global de las consultas realizadas”, unas tres cuartas partes de las consultas totales realizadas.

Otra de las ventajas de esta organización ha sido el desarrollo de sistemas de información hospitalarios del Servicio de Admisión, que ha permitido mejorar la gestión organizativa y asistencial, obteniendo indicadores de actividad y calidad.

En cuanto a las consultas previas, el farmacéutico ha conseguido, entre otras cosas, mejorar la adherencia terapéutica e informar y coordinar con el equipo médico las medidas oportunas.

Como aseguran los autores, también se han detectado mejoras en la continuidad asistencial, mediante la implantación de una plataforma electrónica de interconsulta, además de la teleconsulta y los protocolos de coordinación interhospitalaria.

El estudio incide en la necesidad de evaluar la repercusión de las consultas sobre los resultados en salud, “una oportunidad para que los farmacéuticos responsables puedan plantear estudios que midan esta repercusión”. Además, este estudio sienta las bases para desarrollar el Mapa Estratégico de Atención Farmacéutica al Paciente Externo de la SEFH (Mapex).

Con todo, este trabajo presenta la estructura de un nuevo modelo organizativo que “mejora la calidad asistencial y la satisfacción global de los pacientes”, mediante la superespecialización en patologías. Todo ello, muestra que es posible reorganizar de manera asistencial el mapa de la farmacia hospitalaria.