Premios Fundamed
M.R. Madrid | viernes, 13 de diciembre de 2019 h |

El cambio climático es una realidad que exige de actuaciones concretas, también a nivel industrial. Para tomar cartas en el asunto y contribuir a esta tarea global y de cada vez mayor emergencia, el servicio de Farmacia del Hospital Nacional de Parapléjicos, centro dependiente del Servicio de Salud de Castilla-La Mancha (Sescam), cuenta con su proyecto ‘Dale color a tu dosis unitaria’, que propone una solución real y efectiva en materia de gestión de fármacos.

Gracias a esta acción, el impacto sobre el medio ambiente en esta actividad es mucho menos. Así, propone reetiquetar los medicamentos que reacondiciona el servicio de farmacia frente al sistema habitual de reenvasado, que queda reducido a la mínima expresión con esta iniciativa cuyos inicios datan de hace más de 17 años.

La huella que produce esta actividad de la Farmacia Hospitalaria queda refrendada en datos. “Cada Servicio de Farmacia de un hospital realiza al año entre 200.000 y dos millones de reenvasados de medicamentos, esto significa que se utilizan cientos de kilos de plástico y aluminio que son altamente contaminantes para el medio ambiente”, según ha explicado el jefe del sección del Servicio de Farmacia de Parapléjicos, David García Marco.

En los dos últimos años, 25 farmacias hospitalarias se han sumado a los proyectos de etiquetado ‘Dale color’. Con este proyecto se ahorra entre 15-32 veces en material contaminante, es decir 60 kilos de aluminio, plástico y otros contaminantes frente al sistema habitual de reenvasado por cada 100.000 medicamentos.

De esta manera, el Hospital Nacional de Parapléjicos ha conseguido economizar en esta tarea, que también implica un alto coste farmacéutico. De hecho, el proyecto de reetiquetado propuesto, apoyado desde la Sociedad Castellano Manchega de Farmacia Hospitalaria (SCMFH), resulta bastante asequible. La opción supone, en consecuencia, una disminución tanto de los costes del material como de las máquinas, así como de los tiempos empleados por los trabajadores para realizar este proceso.

Hasta la fecha se ha evitado ya la generación de unos 2.000 kilogramos de contaminantes ambientales. Una cifra que según García Marco no dejará de crecer pues “con la suma de los hospitales que se han unido al proyecto, se conseguirá reducir miles de kilos cada año en plásticos y aluminio”. Tampoco deja de aumentar el número de colaboradores que desean anexarse a la iniciativa, ya que según ha afirmado “en breve dos hospitales más se sumarán al proyecto”.

Menos errores de medicación

Además el proyecto contribuye al descenso de errores de medicación derivados de una apariencia similar. De esta forma, la diferenciación entre los fármacos es más sencilla con a este sistema que, como bien dice su nombre, aporta color a la dosis unitaria.


Más participantes
En los dos últimos años 25 farmarcias hospitalarias se han sumado al proyecto y en breve se unirán otras dos más



Mitiga la confusión
Con este sistema es más sencillo diferenciar fármacos reacondicionados y disminuir así los errores de medicación