Premios BiC
E.M.C. Madrid | viernes, 19 de octubre de 2018 h |

Estela Moreno, farmacéutica especialista del Hospital de la Santa Creu i Sant Pau de Barcelona, es la nueva coordinadora del Grupo de Farmacia Oncológica de la Sociedad Española de Farmacia Hospitalaria (Gedefo-Sefh), que celebró su tercera reunión anual recientemente.

Durante el encuentro, se presentaron las líneas principales del Plan Estratégico del grupo para 2020, que pretenden reforzar el beneficio clínico del paciente y aumentar las aportaciones científicas.

Una de las mesas que mayor interés han despertado tienen que ver con la inmunoterapia. Tratamientos que, tal y como explica Molero, “han llegado para quedarse”, por lo que considera básico que los especialistas puedan discutir el arsenal terapéutico actual, las controversias que plantea su utilización y el camino para seleccionar los pacientes con mayor probabilidad de responder para poder detectar y manejar los efectos adversos.

Con respecto al nuevo plan, Irene Mangues, farmacéutica especialista del Hospital Universitario Arnau de Vilanova de Lleida, explicó que desde el grupo se están potenciando estudios de investigación oncológica con el eje centrado en el paciente, la eficacia y la seguridad de sus tratamientos. El nuevo plan, continúa, “tiene una línea de investigación e innovación cuyo objetivo es aumentar las aportaciones científicas de los farmacéuticos oncohematológicos”. En este sentido, en la reunión se presentaron resultados de dos de sus estudios de investigación, uno sobre toxicidad de docetaxel y otro trabajo sobre estratificación del paciente oncohematológico.

En el marco de este encuentro también se han presentado experiencias de integración en el tratamiento de soporte del paciente, como en la optimización de las pautas de prevención y tratamiento de náuseas y vómitos asociados a la quimioterapia, según explica María Josep Carreras, farmacéutica hospitalaria del Hospital Universitari Vall d’Hebron. En su opinión, la integración del farmacéutico oncológico en el equipo asistencial ha contribuido a mejorar los resultados en salud de los pacientes. Para ello, apunta que ha sido fundamental el alto nivel de especialización adquirido mediante programas como las becas BPS.