Premios BiC

Las subastas de medicamentos fueron la propuesta estrella del informe de la AIReF en gasto de receta. En el Spending Review del gasto hospitalario y bienes de equipo ese lugar lo ocupa, de un total de 23 propuestas, el fomento de los biosimilares. Hasta 1.000 millones de ahorro anuales, según este documento. Otras medidas no se han cuantificado, bien por la dificultad inherente a esta tarea o bien porque los datos disponibles no lo permiten, pero ello no merma su impacto. Y aquí la AIReF insiste en dos ya mencionadas en el primer Spending Review: las decisiones de financiación y fijación de precios y la creación de conjuntos por ATC4 (indicación terapéutica ) en el SPR.

La presidenta de la AIReF, Cristina Herrero, ha destacado la “especial relevancia” de la política sanitaria, no sólo por su papel como pilar del Estado del Bienestar y su potencia redistributiva, sino por su peso en el gasto público. “El gasto farmacéutico hospitalario está sufriendo trayectoria creciente. Entre 2003 y 2018 ha aumentado un 184 por ciento, casi 4.000 millones más de lo que gastábamos en 2003. Y seguirá creciendo en los próximos años”, ha especificado Herrero.

De ahí, ha dicho la presidenta de AIReF, la “insistencia” de la Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal. Ha estado en las dos primeras fase de los estudios encargados por el Gobierno, y también seguirá siendo analizada en la tercera.

23 medidas para el gasto hospitalario

En este nuevo informe, la AIReF ha evaluado las decisiones de financiación y política de fijación y revisión de precios de los medicamentos, el uso racional del medicamento, los procesos de contratación pública y compra de medicamentos, la logística y dispensación. En términos generales, ha identificado “un amplio margen de mejora” en todas las áreas analizadas.

De esta forma, a las 18 medidas para el gasto de receta se suman ahora las 23 que componen este Spending Review de gasto hospitalario y bienes de equipo de alta tecnología. De todas ellas, 21 se ajustan al ámbito de la Farmacia Hospitalaria.

Un marco regulador en atención a externos y humanización

Entre otros puntos, el documento aboga por el establecimiento de un marco regulador del procedimiento y operativa para la prestación farmacéutica al paciente externo, así como de una mejora de la humanización en la atención y dispensación.

Estas son las principales medidas:

Biosimilares

Las propuestas de AIReF surgen tras constatar tres realidades. La primera, que la penetración de biosimilares en España se encuentra por debajo de la media europea en tres de los seis principios activos para los que se dispone de datos. En segundo lugar, que el grado de penetración de los biosimilares es muy variable entre comunidades autónomas, hospitales y servicios clínicos. Por último, que también se aplican diferentes estrategias para fomentar su uso.

Para fomentar su utilización, AIReF defiende la intercambiabilidad tanto para pacientes nuevos como para los que ya tienen un tratamiento en vigor. Más allá, plantea un despliegue de medidas en cuatro bloques: incentivos (ganancias compartidas), apoyo legal, comunicación a los pacientes y formación a los líderes clínicos.

Teniendo en cuenta el ahorro cercano a los 1.000 millones anuales que esta política podría deparar, AIReF considera que no todo debería revertir al sistema. Parte debería dedicarse precisamente, dice el Spending Review, a las medidas consideradas en estos bloques.

Fijación y revisión de precios

Las decisiones de financiación y las políticas de fijación y revisión de precios ya fueron un eje importante del Spending Review sobre gasto de receta. Y esta línea tiene su continuidad en el ámbito hospitalario.

La AIReF detecta “una falta de visión global” del precio de los medicamentos empleados en una determinada patología, que da lugar, dice, “a diferencias importantes en el precio de medicamentos con un valor terapéutico similar para una misma indicación y limita la competencia potencial entre estos medicamentos”.

En este sentido, recomienda “intensificar” la revisión sistemática de precios y condiciones de financiación e incorporar de “criterios de coste efectividad” en la fijación del precio. También aquí se contempla adecuar el Sistema de Precios de Referencia actual. En relación a este último punto, el informe de AIReF asegura que la creación de principios activos más allá del principio activo no es algo novedoso, y que está basado en la evidencia científica. Así, recuerda que otros países europeos ya incorporan la creación de conjuntos basados en las alternativas terapéuticas equivalentes.

Revisar la estructura de la CIPM

Otra recomendación que no es novedosa. Ya en su análisis sobre el gasto de receta, la AIReF hizo notar su sorpresa ante la limitada capacidad de decisión de las comunidades autónomas en la Comisión Interministerial de Precios, a pesar de soportar casi íntegramente el gasto. El estudio del gasto de hospital insiste en ello. “Tienen 3 de los 11 votos que existen en esta comisión”, señala 

El organismo sigue viendo desalineación muy alta entre el nivel de gasto y el nivel de responsabilidad de las comunidades autónomas. Continúa siendo preciso, dice, revisar la estructura de la Comisión Interministerial de Precios.

Una RedETS para Farmacia

Otra modificación con la gobernanza del sistema tiene que ver con la coordinación y el trabajo en red en materia de evaluación. AIReF realza en su informe la existencia de toda una estructura que da lugar a múltiples evaluaciones, duplicidades, falta de homogeneidad en las recomendaciones emitidas y en las decisiones adoptadas y, por ende, falta de equidad en el acceso. 

En las encuestas realizadas a más de 40 hospitales para llevar a cabo este informe, un amplio margen de centros ha reconocido no colaborar con otras comisiones de centros de la misma comunidad autónoma. Esta colaboración es mucho menor con hospitales de otras comunidades autónomas.

Por ello, el Spending Review de gasto hospitalario plantea la necesidad de crear una red de colaboración (similar a la redEDTS) entre todas las Comisiones de Farmacia y Terapéutica que existen, coordinada por el Ministerio de Sanidad. Se sugiere un organismo independiente, con presupuesto propio, que realice recomendaciones vinculantes para determinados fármacos de alto impacto económico y/o sanitario.

Esta Red permitiría mejorar el flujo de información, reforzar la evaluación conjunta de medicamentos, la preparación de guías clínicas y el intercambio de información de alto valor sobre usos terapéuticos.

En este punto, la AIReF también destaca que la heterogeneidad existente en la gobernanza y la determinación de las guías farmacoterapéuticas (GFT) “es notable entre regiones”. Y estas  diferencias se traducen, a su vez, en variabilidad en las tasas de inclusión de medicamentos. Para ello, plantea seleccionar las GFT mediante un modelo mixto de toma de decisiones.